Dos bancos británicos, con ganancias multimillonarias

La City británica ha regresado inesperadamente al boom financiero. Dos de sus principales bancos anunciaron ayer que distribuirán entre sus ejecutivos y empleados bonos de seis cifras, cuando el resto del reino se encuentra en plena crisis de desempleo y de remates de casas porque la gente no pueden pagar sus créditos hipotecarios, ante la recesión y falta de trabajo.
El Barclays y el HSBC, que no fueron nacionalizados en el colapso bancario británico ni aceptaron fondos del Estado, consiguieron una ganancia conjunta unos 6.550 millones de dólares (4.580 millones de euros) en los primeros seis meses del año 2009. Las ganancias del Barclays se duplicaron y aumentaron un 8% en relación al año anterior, tras conseguir un beneficio neto de 3 mil millones de dólares, a pesar de haber cubierto deudas tóxicas.

En el HSBC, los banqueros estaban encantados con sus resultados, después de "una excelente performance" de su sector de inversión. Consiguió un profit de 3.347 millones de dólares y sus ganancias en el ala de inversión aumentó un 125 por ciento.

Las cifras enfurecen a los contribuyentes británicos, que por decision del gobierno de Gordon Brown, debieron salir durante el 2008 y el 2009 con paquetes millonarios a rescatar a los bancos, aunque estos dos no hayan sido directamente incluidos en el rescate.

La noticia más difícil de digerir son los bonos, que la banca pagará a sus empleados, cuando la polémica sobre su comportamiento y codicia como generadores de la crisis en cadena, no ha finalizado ni se ha establecido una política sobre cómo pagarlos y cuáles son los límites para ello. La sensación es que la City continua irresponsablemente la fiesta, aunque haya despedido a miles de jóvenes banqueros y empleados tercerizados.

Los mayores reproches son que fueron los bancos los que arrodillaron a la economía británica. Eso significará recortes de gastos públicos por años mientras los banqueros recibirán como mínimo 197.000 libras esterlinas cada uno, gracias a las ganancias millonarias que su empresa obtuvo.

John Varley, el jefe ejecutivo de Barclays, prometio actuar "responsablemente" y recordó, claro, que "Barclays no recibió dinero de los contribuyentes en el paquete de rescate del gobierno". Los bonos no se pagarán ahora sino al final del ano fiscal.

Comentá la nota