Los bancos apuran el recorte de tasas para tratar de resucitar el crédito pyme

Las empresas medianas y pequeñas ya pueden fondearse en bancos al 16% anual y al 14,7% en el mercado de cheques. La semana que viene algunas entidades podrían colocar líneas al 12%, con fondos que captaron en la última licitación de la Sepyme. Así y todo, el stock de créditos empezó a retroceder
Con un dólar más calmo en el mercado cambiario y una sensible baja en los costos de captación del fondeo, los bancos locales vieron el último mes una buena oportunidad para intentar resucitar un financiamiento que, desde hace tiempo, se le viene mostrando algo más moribundo. Las entidades salieron en agosto a ofrecer un fuerte recorte de tasas en los préstamos destinados a las pymes, que buscó pelear contra la mayor reticencia de las empresas y frenar la caída en las colocaciones; y que se sumó, también, a una idéntica reducción de tasas en el mercado de cheques con el que se fondean las compañías.

"Hubo una baja de tasas el último mes y medio, de unos 200 puntos básicos en promedio, que se fue ajustando en función del menor costo en la captación de depósitos de los bancos. La Badlar (la tasa por depósitos mayoristas) bajó entre 70 y 100 puntos básicos en un mes, hasta el 12,5% actual. De alguna manera, eso se refleja hoy en la tasa a los clientes pymes", explicó a El Cronista el gerente de empresas del Santander, Carlos Vidal.

Según el Central, las tasas de interés por adelantos en cuenta corriente a una semana (en pesos, y al sector privado) mostraron en agosto la mayor reducción mensual de todo el año, al caer en unos 100 puntos básicos; cuatro veces más, concretamente, que el retroceso que habían mostrado en julio. "Hay cosas que están mas claras después de las elecciones: la divisa, por ejemplo, está mas estable. Eso hace que uno pueda proyectar más a largo plazo. Nosotros estamos achicando las tasas y operando con plazos más acordes para las pymes", dijo el gerente de banca empresas del Credicoop, José Luis Romani.

A esto se le sumó, también este mes, otro dato alentador para las pymes: la tasa promedio ponderada en el mercado de cheques descendió en cerca de 200 puntos básicos, hasta 14,7% (era de 18% a principio de año), y hoy se encuentra en niveles mínimos desde abril del 2008. Se trata del noveno mes de reducción de tasas en este mercado, que este año fue la estrella (y la excepción) del financiamiento Pyme. En cheques diferidos, las operaciones de agosto marcaron un récord de $ 90 millones, tras incrementarse un 13% respecto de julio.

La realidad se muestra bastante menos optimista en el sistema bancario, en donde los ejecutivos cuentan que el crédito está "muy tranquilo" y que las compañías se muestran cada vez "cautas" para tomar dinero. En las cifras del Central se ve caer levemente el stock de los préstamos en pesos para las pymes (adelantos y documentos), por primera vez desde noviembre pasado, y retroceder a un ritmo del 5% mensual (en julio y agosto pasados) la prefinanciación de exportaciones (los préstamos en dólares).

A partir de la semana que viene, algunos bancos ya podrían estar lanzando préstamos para empresas al 12%, con fondos que captaron en la última licitación de la Sepyme. El stock que hoy está en poder de bancos públicos y privados alcanza los $ 200 millones, y podría alentar una nueva baja de tasas en el mercado. "Estos créditos son al 12% neto para la compañía, mientras que nuestros créditos normales están, en promedio, en unos 3 ó 4 puntos arriba de eso, según la línea. El objetivo es largarlo cuanto antes; y si es posible, la semana que viene", agregó Vidal. El fenómeno fue posible por algunos esfuerzos que hizo el Banco Central para reactivar el crédito en el sistema, como la baja -en un punto porcentual- de tasas de pases pasivos y la última licitación de Lebacs y Nobacs, que registró, paralelamente, un descenso en el rendimiento de estos títulos.

Comentá la nota