El Banco Municipal espera los depósitos judiciales

Desde el pasado octubre el Banco Municipal de Rosario (BMR) quedó habilitado para la prestación del servicio de recepción, administración y gestión de los depósitos judiciales de los Tribunales ordinarios de Rosario, a partir del contrato firmado con el gobierno de la provincia que coronó el proceso de cambio de operador iniciado meses antes.
Eso ocurrió en la licitación que adjudicó al Nuevo Banco de Santa Fe el rol de agente financiero de la provincia y a partir de que se excluyeron de ese pliego los depósitos judiciales generados en Rosario para, precisamente, cederlos al Municipal. Con todo, y encontrándose el BMR en plenas condiciones técnicas y operativas de administrar dichos depósitos, desde su directorio manifiestan inquietud ante la demora en concretarse el efectivo cambio de operador, tanto para la recepción de los depósitos judiciales que se generen de ahora en más como para la cesión del stock acumulado previo a ello.

Los depósitos judiciales promedian una cantidad total del orden de los 300 millones de pesos, capital de origen local que el Municipal aspira a sumar para volcar a la actividad económica de la región ampliando la oferta de líneas de crédito con tasas y plazos de devolución más favorables, a la par de líneas especiales para consumo, vivienda, comercios y pequeñas empresas.

Desde el BMR afirman que la entidad estuvo en condiciones técnicas de recibir los depósitos judiciales de Rosario desde el mismo momento en que la provincia adjudicara la licitación pública del agente financiero al Nuevo Banco de Santa Fe SA, es decir a comienzos del segundo semestre de 2009.

Previo a ello y para tal fin incorporó personal especializado en el manejo de este tipo de operatoria, contrató servicios de consultoría externa para desarrollarla con óptimos parámetros de calidad, simpleza y efectividad, y desarrolló sistemas informáticos específicos para administrar adecuadamente el cúmulo de movimientos que supone la nueva misión.

Otra destacada inversión fue en materia edilicia, para lo cual se amplió el espacio de atención que el Municipal posee en el edificio de la Caja de Abogados, por Montevideo frente a los Tribunales, donde funciona desde hace muchos años una oficina comercial que se acondicionó específicamente para la nueva operatoria. Allí se destinó una planta alta para uso exclusivo de profesionales con seis cajas, boxes privados para reuniones, wi-fi, autoservicio de bar, oficinas de recepción de oficios judiciales y espacios privados para el manejo de dinero, todo con personal especialmente capacitado para la actividad.

También diseñó una orden de pago judicial que posee los más altos estándares en seguridad, idénticas a las de un cheque común, con lo que además se evitarían inconvenientes que actualmente genera la existencia de diversos instrumentos no uniformes para ordenar pagos correspondientes a los diferentes juzgados y causas.

Pese a todo ello, y ajenos al Banco Municipal, distintos obstáculos vienen impidiendo el efectivo traspaso de los fondos del stock y la recepción del flujo futuro de depósitos judiciales de Rosario. Es que el NBSF aún no completó el suministro de la información necesaria para el ordenado traspaso de los depósitos vigentes, para cuya materialización reclama a la provincia algunos "instrumentos jurídicos" que a su entender están pendientes para completar el proceso. Finalmente, y para nada menor, desde el propio Poder Judicial resta la comunicación formal oficial a los diferentes juzgados y a la comunidad judicial de Rosario de este cambio y sus alcances para así contar con su disposición destinada a efectivizar el demorado nuevo modelo de administración de los depósitos judiciales locales.

Comentá la nota