El Banco Mundial reconoció la estabilidad argentina ante la crisis

La entidad prevé que PIB de América Latina va a caer 0,6% en 2009, pero señala que la Argentina, al igual que Brasil Chile y Perú tienen mercados más diversificados y no sufrirán un "impacto tan fuerte"
El Producto Interior Bruto de América Latina registrará una caída del 0,6% en 2009, según previsiones del Banco Mundial (BM), que adelantó la vicepresidenta para la región del ente, Pamela Cox.

Esta previsión, actualizada a final del mes de marzo, supone un descenso de tres décimas con respecto al anterior cálculo del BM, que databa de febrero.

El BM alertó también que el flujo de inversión privada va a registrar una caída del 89%, desde 80.000 a 37.000 millones de dólares.

"Existe un vacío muy fuerte en el área de inversiones, no es posible que el BM lo rellene, pero espero que la acción del Banco suponga una ayuda para completar los recursos públicos de los gobiernos de la región", dijo Cox a EFE, en el marco de la cuarta edición latinoamericana del Foro Económico Mundial.

Según Cox, todos los gobiernos de la región experimentaron en estos meses de crisis una acentuada caída de la recaudación de impuestos y todos sus ingresos, a raíz de la crisis, lo que preocupa especialmente al BM por sus posibles efectos en las políticas sociales.

La directora detalló que en este año fiscal, que termina el mes de junio, el BM ha elevado su volumen de préstamos a la región de 5.000 millones a 14.000 millones de dólares.

"El papel del BM y de otros bancos regionales es invertir en el desarrollo a medio plazo, en áreas como educación, infraestructura y salud", comentó Cox.

La funcionaria aseguró que en los próximos años el Banco tendrá "espacio suficiente" para prestar en todo el mundo hasta 100.000 millones de dólares, volumen que triplica al que va a emplear en este año, aunque reconoció que este cálculo variará dependiendo de "cuántos años" dure la crisis.

"El impacto de la crisis es diferente en cada país de América Latina. La respuesta depende de cada uno de ellos. México, América Central y el Caribe tienen relaciones muy fuertes con la economía estadounidense y para alcanzar la recuperación dependen de las políticas económicas de Estados Unidos", relató.

Consideró que el caso más grave es el de México, por su estrecha relación con la economía de su vecino del norte y por el impacto de la caída de las remesas.

Sin embargo, fue optimista en relación a los países de Centroamérica y el Caribe, que ahora pueden respirar por el descenso de los precios de los alimentos y el petróleo, que el año pasado "habían impactado mucho los costos".

En el caso de Sudamérica, destacó que Brasil, Argentina, Chile o Perú tienen mercados más diversificados y relaciones de comercio más amplias, por lo que no sufrirán un "impacto tan fuerte".

Señaló que para salir de la crisis los países de la región, además de implementar sus paquetes de estímulo para desarrollar infraestructuras y crear empleo, no deberían descuidar la atención a los pobres o "la inversión en el futuro", incluyendo la educación, la salud y las tecnologías verdes.

"Es muy importante que los gobiernos inviertan en los programas de educación, pensando en el crecimiento futuro de la región y para solucionar el problema de falta de competitividad", dijo Cox.

Consideró que los países cometerían un error si cierran sus flujos de comercio exterior y señaló que debe ser prioritaria la inversión en infraestructuras, un área en la que América Latina se está quedando rezagada con respecto a Asia y Europa del este.

Comentá la nota