El Banco Mundial prometió más fondos

El Banco Mundial prometió más fondos
Cristina Kirchner se reunió con la vicepresidenta de ese organismo y avanzó en la negociación de un crédito por US$ 700 millones
PUERTO ESPAÑA, Trinidad y Tobago.- La gestión por mayores recursos dominó la agenda de Cristina Kirchner. En el último día de la V Cumbre de las Américas se informó que la Presidenta consiguió avanzar en el otorgamiento de un préstamo del Banco Mundial por 698 millones de dólares para el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo.

Este paquete se sumará así al préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 1500 millones de dólares que la primera mandataria gestionó aquí, anteayer, con el presidente de ese organismo multilateral, Luis Alberto Moreno, para planes de obras públicas, pobreza, salud y educación.

En su regreso a la Argentina, el avión presidencial Tango 01 debió hacer un aterrizaje no previsto en Caracas ante la rotura de uno de los parabrisas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, le puso a disposición uno de los aviones de la flota presidencial y así Cristina Kirchner retornó anoche a Buenos Aires (ver aparte).

La obtención de dinero fresco del BID y del BM fue uno de los objetivos centrales de Cristina Kirchner para esta cumbre. Con ello aliviaría la situación fiscal y aseguraría fondos para obras públicas, uno de los pilares sobre los que se sustenta la administración kirchnerista, con miras a las elecciones del 28 de junio próximo.

La Presidenta levantó aquí por ello la popular bandera de la recapitalización del Banco Interamericano ante el propio presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Otros líderes la acompañaron y la Casa Blanca deberá resolver ahora con otros países sobre si abrir la mano al BID o sostener sus bancos e industrias.

Obama se comprometió a estudiarlo, por lo que todos esos paquetes en danza dependen del pulgar de Washington. Ese pedido de refondeo es la continuidad de lo acordado en la Cumbre del G-20 hace tres semanas en Londres, entre los países desarrollados y emergentes, para paliar la crisis global.

Jornada reducida

La jornada de ayer de la Presidenta fue breve. Participó de una reunión a puertas cerradas con los 34 líderes de la Cumbre que se realizó en el Centro Diplomático, la sede oficial del primer ministro de Trinidad y Tobago, Patrick Manning.

El financiamiento del Banco Mundial fue tratado por Cristina Kirchner a última hora de anteanoche con la vicepresidenta para América latina de la entidad, Pamela Cox. Pero ese día no hubo información oficial.

Las reuniones con Moreno y Cox fueron las más importantes que tuvo la Presidenta en su agenda al margen de las sesiones de los líderes de la V Cumbre de las Américas. Recibió, además, a siete diputados norteamericanos de la Cámara de Representantes, pero no vio a solas a ningún jefe de gobierno.

El crédito de casi 700 millones de dólares se dirigirá a financiar obras de infraestructura para sanear la cuenca Matanza-Riachuelo con la gestión del secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Homero Bibiloni, que participó de la reunión con Cox.

Quien confirmó las gestiones con la funcionaria del BM fue el canciller, Jorge Taiana, sobre el final de la Cumbre. "Se trata del préstamo más grande del Banco Mundial para este año y será para el saneamiento del Matanza-Riachuelo", dijo Taiana.

"Además, Cox informó que seguirá con el financiamiento al Plan Familias, que es uno de los más grandes planes sociales de la Argentina", agregó.

En rigor, ese préstamo para el Riachuelo no es el de mayor monto que otorgó el Banco Mundial, sino el más importante "en materia de saneamiento", según había informado el mismo Gobierno en septiembre último.

Los programas serían anunciados formalmente en pocos días por la Presidenta en Olivos como un paquete, para darle al monto un relieve más impactante con miras a las elecciones del 28 de junio próximo.

Sin embargo, el Gobierno está lejos de tener un gran logro. En la reunión del G-20 los países desarrollados y emergentes acordaron inyectar 750.000 millones de dólares en el FMI y 100.000 millones en los bancos de desarrollo, como el BID, con el objetivo de incentivar la producción y paliar la crisis global.

Pero, por no tener estadísticas confiables, la Argentina no está en condiciones de recurrir al Fondo. Es por ello que Cristina Kirchner se impuso como objetivo para Puerto España obtener fondos del BID y del Banco Mundial.

Comentá la nota