En un mes, el Banco Central levanta el ‘corralito’ de los dividendos bancarios

A fines de agosto, se informará a las entidades el resultado del stress test, un estudio sobre la solidez de la banca argentina. La autoridad había frenado el giro de utilidades por las ganancias de 2008 mientras se llevaba adelante el diagnóstico. Esperan que en el lapso de 30 días se hayan liberado los pagos
Después de meses de suspenso, el Banco Central finalizó su estrés test a las entidades locales. La autoridad monetaria comunicará el resultado del estudio, una suerte de análisis minucioso del sistema financiero y la evolución de las distintas variables (como el nivel de mora que crece 0,7 puntos porcentuales en 2009), a la entidades involucradas a fines de este mes. A partir de esto, el BCRA levantará la suspensión de los pagos de dividendos (por las ganancias obtenidas en 2008) que los bancos tenían aprobado por asamblea de accionistas. Pero, no podrán distribuir lo deseado. Según los casos, sólo tendrán la posibilidad de pagar el 30% del monto en cuestión.

El equipo técnico del Central estuvo observando los números de cada entidad para determinar si la solvencia está acorde con el monto que buscan pagar a los accionistas. La idea es evitar el "pan para hoy, hambre para mañana". O sea, que debido al pago de utilidades –y ante un hipotético escenario de estrés– tengan que pedir liquidez en el BCRA.

Si bien cada banco es un mundo a parte, en términos generales vieron que el nivel de irregularidad de las carteras se "estabilizó" pero no baja. Actualmente el nivel de morosidad está en torno al 4%. En las carteras de consumo a los hogares, los atrasos –para el promedio del sistema– supera el 6%. También está la valuación que hacen las entidades de sus tenencias de títulos públicos. Si lo hacen a valor de mercado, por la fuerte recuperación de los últimos meses que tuvieron los bonos argentinos, podrían mostrar un película ficticiamente mejor a la real.

Números en suspenso

Sea como fuere, lo concreto es que el Central espera que en los próximos 30 días las entidades tengan vía libre para distribuir sus utilidades del 2008 a los accionistas. Las que están en este situación son: Banco Macro ($ 150 millones), Banco Francés ($ 100 millones), Banco Patagonia ($ 133 millones) y Santander Río ($ 90 millones), entre otras.

Según estiman en el merca

do, otros bancos extranjeros como ABN AMRO, BNP Paribas, HSBC y Deutsche Bank (esté último con utilidades a distribuir por $ 200 millones) también estarían en la lista de espera.

En el circuito financiero, algunos creen que la medida del Central tenía como destino principal "cuidar los dólares físicos" que escaseaban los meses anteriores (de mayor tensión que en la actualidad): después de todo, en el semestre se fugaron más de u$s 11.000 millones.

Si las entidades extranjeras hubieran podido girar los dólares a sus casas matrices y accionistas del exterior, esto seguramente le habría puesto presión al mercado de cambios. Lo mismo, para los bancos locales que cotizan en forma de ADRs (American Depositary Receipts) en Wall Street (como el caso de Banco Macro). De todas formas, algunos consideran que los montos en juego –en términos de dólares– hubieran sido poco significantes para desestabilizar al mercado cambiario.

Sea como fuere, el timing de la medida del Central despertó suspicacias. Otras empresas (que están fuera de la órbita del BCRA) como Edesur tuvieron el freno político de Julio De Vido cuando quisieron pagar $ 65 millones en dividendos.

Calificadas fuentes del sistema financiero dicen que la suspensión de los pagos de dividendos no trajo complicaciones ni enojos en los bancos. "A nadie le mueve la aguja si pagan o no. En todo caso importa el porqué. Quizá no cae bien que a pesar de hacer las cosas correctamente hayan trabas. Algunas de las entidades tiene un nivel patrimonial y de solvencia muy alto. Pero ningún accionista extranjero se puso furioso por esto. El negocio en la Argentina no les reditúa demasiado, no es que contaban con esos giros para algo en particular", explicaba una fuente ligada a la banca internacional.

$ 150 millones

Fue lo que propuso pagar

el Banco Macro en concepto de las utilidades registradas en su balance sobre

una ganancia de $ 660

millones que obtuvo

a fines de 2008

$ 133 millones

Fue la suma que el

Banco Patagonia quería distribuir entre sus accionistas por los

resultados obtenidos

del ejercicio cerrado en

el año precedente

$ 200 millones

Es lo que tiene en espera el Deutsche Bank para retribuir a sus accionistas. Entre las entidades extranjeras es la que acusa el monto más alto que se encuentra en disputa con el Banco Central

Comentá la nota