El Banco Central advierte que se achica el ingreso de dólares

Dice que será de US$ 3.000 millones el saldo del comercio de bienes y servicios.
Aunque no arriesga cifras propias, el Informe de Inflación del Banco Central reconoce que "de manera similar al resto de los países emergentes, Argentina se está viendo afectada por la crisis". Y que en 2009 el frente externo será particularmente impactado por la baja de las exportaciones y de las importaciones, el menor ingreso de dólares del turismo y la salida de capitales.

El Informe dice que la disminución de las cantidades importadas "superaría la caída de las cantidades exportadas" y eso permitiría contar este año con un superávit comercial de US$ 8.500 millones. Pero al agregar el movimiento de los servicios (fletes, seguros, intereses y giro de utilidades y dividendos), ese saldo positivo se reduciría "a alrededor de 1% del PBI". Esto es a unos US$ 3.000 millones. En 2008 ese superávit de cuenta corriente fue de 2,3% del PBI.

El problema es que esos "dólares genuinos" no alcanzarían para afrontar los vencimientos de deuda externa y otros pagos.

En relación a este punto, el Informe dice que, en 2009, la Cuenta Capital y Financiera de Argentina "continúa reflejando el sostenido egreso generalizado de fondos en los mercados emergentes". Y agrega que esta salida neta de capitales estaría explicada principalmente por "la formación de activos externos del sector privado (dolarización fuera del sistema), aunque a un ritmo más moderado que en 2008". El año pasado la fuga fue de US$ 23.000 millones.

A partir de estos datos, se especula que el Gobierno debería contar con una fuerte y adicional asistencia externa, a través de mayores desembolsos del Banco Mundial y del BID, del Banco de Basilea y hacer uso de los 2.500 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI y, eventualmente, de los yuanes chinos. Y también aportes de Brasil.

Con relación a la actividad económica, el Informe dice que en lo que va de 2009, la principal rama afectada fue la producción de bienes. Y que, para el resto del año, la industria y la construcción tendrán un menor dinamismo por "el menor gasto en inversiones y la cautela del consumo". En cambio, por las telecomunicaciones, los servicios seguirán expandiéndose, aunque comercio y transporte serían afectados por la baja en la producción.

Comentá la nota