El Banco de la Buena Fe ya genera sus propios fondos.

Ayer se llevó adelante la primera exposición en la que los emprendedores mostraron sus productos. Ya hay más de 300 beneficiarios en Santiago.
Ayer se realizó en un predio del barrio Mariano Moreno la Primeria Feria de Emprendedores del Banquito de la Buena Fe, con el objetivo de mostrar los productos y propuestas de los pequeños emprendedores que participan de la primera tanda de préstamos solidarios. Si bien se trata de un programa financiado por el gobierno nacional, las devoluciones de los beneficiarios ya permitieron generar fondos propios que están siendo invertidos en préstamos para nuevos emprendedores que ingresan al sistema.

El Banco Popular de la Buena Fe es un programa del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación inspirado en las experiencias del premio nobel Muhamad Yunus, que se desarrolla desde el año 2002 a nivel país, y desde el año pasado en nuestra provincia. De hecho, ya hay más de 300 emprendedores en distintos barrios de la ciudad Capital y de La Banda. Actualmente, los microcréditos del Banco de la Buena Fe están administrados por cinco organizaciones santiagueñas: la Asociación de Fomento Vecinal San Germes (Campo Contreras Oeste), el Centro de Estudio e Investigación del barrio Autonomía, la Iglesia Evangélica Amor, Poder y Fe, del El Tuscal, y la Asociación Pro Fomento y Cultura del barrio Río Dulce.

En la feria que se desarrolló ayer, cada barrio envió algunos de sus representantes a mostrar sus productos y avances, entre los que había propuestas que iban desde la gastronomía, al cotillón, pasando por venta de indumentaria y comercios como kioscos o verdulerías.

Hugo Tolosa, coordinador general del sistema en Santiago, explicó que “estos encuentros sirven para que entre los beneficiarios se conozcan, conozcan su trabajo, y puedan ver maneras de mejorar sus emprendimientos a partir de la interiorización con la experiencia de cada uno”.

Tolosa señaló que “hasta aquí la experiencia en Santiago ha sido muy positiva, y la gente está aprendiendo el valor de la solidaridad, y de que se si se trabaja juntos, se pueden alcanzar los objetivos de cada uno”.

Comentá la nota