¿Banco? No... banca

Resistido por dirigentes y en algunas encuestas, el Pato seguirá en el arco. Coco lo considera un referente, respeta lo que ganó y además no está convencido del recambio, pero en la CD piensan en un arquero para el 2010.
"Es una situación delicada".

La frase no refiere a la carrera de Boca por clasificarse a la Copa del 2010 (aunque bien podría). Tanto como eso, puertas adentro la preocupación también pasa por el arquero. O por el Pato, que es igual pero no es lo mismo. Tan flojo fue su nivel en Rosario como fuerte el peso de su apellido. Y del ruido que provocaría la decisión de sacarlo del equipo. Todo indica que eso, en definitiva, no sucederá. Si bien son horas de reflexión, Basile ya avisó entre los suyos que va a bancar al 1. O, por lo menos, que le dará revancha el domingo, en la Bombonera, con Colón.

La decisión del Coco tiene varias razones que, por supuesto, van más allá del momento. "No es un jugador de campo. Si lo saca, es para que juegue otro lo que resta del torneo", contó un allegado al entrenador. No parece el Coco estar dispuesto a pagar semejante precio para la carrera de Abbondanzieri. Es cierto que el DT ha dado muestras, recientemente, de que puede romper algunos códigos establecidos. Julio Cáceres salió del equipo por expulsión y formaba parte de los 9 de 11 que para él eran titulares. Pero en Rosario estuvo en el banco. Y más atrás en el tiempo, Goyco fue su arquero durante casi todo su primer ciclo en la Selección pero cuando llegó el Mundial de Estados Unidos, atajó Islas.

Claro que, quien hoy está detrás del Pato no es un arquero de la talla del ex Independiente. Y, encima, éste es un caso más sensible. Abbondanzieri fue el arquero que lo ayudó a Basile a ganar sus primeros títulos locales en Boca (y en el fútbol argentino) y fue su arquero durante su etapa en la Selección. Por lo tanto, el respeto y el cariño son otros. Lo comentó el técnico hace poco: "Es un arquerazo y una buena persona". Fue el mismo día que dijo que, cuando un titular-titular anda mal, "hay que bancarlo más".

La otra razón de peso en la continuidad del Pato está en sus espaldas. Al Coco tampoco lo convence demasiado darle el arco en este momento a Javier García o, en todo caso, a Josué Ayala. Entiende que hoy, ahora mismo, con el arco caliente, no es momento de ponerlos. Acaso, también, porque no le dan las garantías necesarias para hacerlo, más allá de que el Coco en general no apuesta por los pibes.

De todos modos, el Pato deberá superar en estos días otras resistencias. La del hincha, que ya lo mira con cierta desconfianza por los errores que costaron goles y porque en general el rendimiento del arquero no fue bueno en este torneo. Excepto ante Vélez por la Sudamericana, con Tigre y en el penal vs. River, no se destacó en otros partidos. Ayer, en una encuesta hecha por la web de Olé, tuvo mayoría de votos no positivos: sobre unas 7.000 opiniones (vale la aclaración: de hinchas de todos los equipos, no exclusivamente de Boca), las dos terceras partes pidieron la salida del Pato, casi en un 45% se inclinaron por Javier García como su reemplazante y poco menos del 22% lo hizo por Josué Ayala (a pesar de tener apenas unos minutos en el partido con Tigre que consagró campeón a Boca en el 08). En ese marco, el 33,5% restante mantuvo su preferencia por el actual 1.

Entre la dirigencia también hay quienes los cuestionan con dureza. Algunos dicen que llegó el momento de que el Coco lo saque. Y otros ya alimentan la posible llegada de otro arquero de cartel para diciembre, con la espalda suficiente para competirle el puesto, algo que hoy no sucede.

Mientras tanto, tras su mala tarde en Rosario, ayer el Pato se refugió con su familia en Bouquet, su lugar en el mundo. Esta mañana, como todo el equipo, el 1 comenzará la semana después. Seguramente tendrá una larga charla con Civarelli, el entrenador de arqueros. Y todo pasará por su cabeza. "No me voy meter presión. Tuve muchas satisfacciones con esta camiseta como para matarme en este momento". La banca la tiene. Ahora, de él depende...

Comentá la nota