La banca es del representante y no del partido

Osvaldo Jaldo, al anunciar que no asumirá como diputado nacional, explicó que la decisión de que siga como ministro del Interior fue tomada por el gobernador, José Alperovich.
El hecho dispara el debate acerca de la responsabilidad del dirigente al aceptar una candidatura y a quién le pertenece la banca. En términos judiciales, este segundo punto está resuelto: numerosos fallos coinciden en que el legislador (elegido o en funciones) es el propietario del escaño y que no puede ser reclamado por el partido por el que se postuló.

Pero, por otro lado, se abre la polémica acerca de los vínculos que existen entre el candidato y el elector que lo apoyó en las urnas; junto a la sensación de que el ciudadano termina consagrando a alguien que estaba en los últimos lugares de la lista. La existencia de varias dimisiones hace que quienes ocupan los últimos lugares escalen y lleguen a bancas que nunca esperaban.

Comentá la nota