Balverdi justificó los cambios que impulsa

El ministro salió al cruce del sector médico que ayer volvió a realizar asambleas y detener la atención hospitalaria en demanda de una modificación en el ordenamiento del trabajo en el nuevo Hospital Rawson.
Frente a las medidas de protesta de la Asociación Médica que no realiza paros, pero sí asambleas que obligan a dejar de atender a los pacientes, el ministro de Salud, Oscar Balverdi, se preguntó: "Quisiera saber de qué estamos protestando, porque a mí me gustaría, y creo que a todo el mundo, que las cosas estuviesen mil veces mejor porque en salud siempre hay cosas mejores para ir haciendo, pero creo que estamos transitando una etapa bastante buena con inauguraciones, traslado del hospital nuevo, con una obra social fuertísima, que es la que más paga en el país y un contexto global de las cosas positivo".

No obstante ello, Balverdi reconoció que "problemas hay y tenemos para hacernos un picnic si queremos hablar de problemas, pero en el contexto global veo cosas positivas" y en referencia a los reclamos del sector médico se preguntó "¿quién no quiere cobrar como jubilado el 82 por ciento móvil? ¿Quién no quiere ganar 10 mil pesos por mes? Pero el tema es si realmente se puede, si es viable y para eso hay que pelearlo y lucharlo, pero no desde el ámbito de una protesta. Lo que hacen aquí realmente quisiera entenderlo, pero no puedo".

Uno de los temas más urticantes para los profesionales que protestan en el Hospital Rawson es que entienden que el proyecto oficial es hacer desaparecer los servicios, unificando funciones y entienden que hay derechos adquiridos que se podrían perder frente a esa circunstancia.

Por eso, el ministro explicó la posición gubernamental al decir que "lo único que hemos dicho que los profesionales que trabajan en el Servicio de Urgencias, como traumatólogos, hematólogos, anestesistas y demás, que hoy en día están divididos dentro del hospital como si tuviésemos dos hospitales, que hay una necesidad de resolver este tema. Lo que pasa es que cuando se presenta una complicación, por ejemplo en el Servicio de Cirugía Central, van a buscar el médico cirujanos que está de guardia y el doctor dice que no va a colaborar porque él es de la guardia y que llamen al servicio de cirugía si quieren un cirujano".

El ministro aclaró que "esto pasa dentro del mismo hospital y a 20 metros de distancia entre un servicio y el otro y lo mismo pasa si hay un problema en el Servicio de Clínica Médica, porque lo buscan al clínico de la guardia y dice, no yo soy de guardia no soy del servicio".

Por eso Balverdi manifestó que "lo que hemos hecho es simplemente disponer que los cirujanos dependan del Servicio de Cirugía, los traumatólogos que dependan todos del Servicio de Traumatología y así todos, lo que se debe entender como una cuestión de dependencia, porque el Servicio de Urgencias sigue funcionando como está, los cargos siguen siendo iguales, para los concursados no cambia nada y simplemente la dependencia pasa a ser un determinado servicio, porque no pueden haber dos servicios paralelos de un mismo hospital porque eso perjudica el funcionamiento de la estructura de salud".

Para el funcionario "esto no tiene nada de misterioso ni nada de inventado. Simplemente lo que pasa es que en todo el mundo las cosas funcionan así, con dependencia por un solo servicio y en esto salir a plantear que desaparece el Servicio de Urgencias es absurdo, porque es ilógico, ya que tiene que existir un Servicio de Urgencias y tiene que haber una estructura, lo que pasa es que a todo esto le estamos dando un orden".

Consultado acerca de los derechos adquiridos de quienes tienen cargos concursados, Balverdi definió que su criterio es que "están concursados dentro del hospital y dentro de la estructura, y aquí no estamos trasladando personas de un hospital a otro y más allá del concurso, tenemos que apelar a la lógica del funcionamiento".

En busca de explicar el porqué de la protesta sindical, el titular de la cartera de Salud señaló que "desgraciadamente con el tiempo, el ocio y la costumbre, hay quienes creen que todo tiene que ser igual siempre y la verdad es que la postura que esgrimen no resiste el menor análisis, porque para qué hemos hecho semejante estructura si después vamos a tener dos hospitales uno al lado del otro? Lo que pasa es que aquí está presente la lógica de las comodidades de algunos que quieren que todo siga igual porque así les va bien", indicó, para agregar que "yo entiendo las comodidades pero en función de las comodidades de la sociedad y no de las comodidades individuales".

Por último, el ministro aseveró que "todas estas medidas fueron consultadas y hemos hecho una resolución que tiene un procedimiento, con un Consejo Técnico que evalúa todo previamente. En cuanto a los médicos, también se los invitó, pero cuando se lo explica una vez, pide opiniones y nadie emitió opinión, invita a 30 y vienen 3, llega un momento en que la espera termina y si no hay respuesta se sigue la metodología, porque lo que no se puede hacer es parar las cosas que hay que modificar".

Finalmente, el funcionario dijo que "la lógica de funcionamiento indica que tenemos que comenzar a modificar cosas. Vamos a tener inconvenientes, es obvio, pero lo peor es creer que las cosas no van cambiando y que tenemos que seguir aferrados a cosas de hace 30 años".

Comentá la nota