Balotaje, mecanismo con poco uso en la vida democrática correntina

La figura de la segunda vuelta se incorporó a la Carta Magna en la Reforma del '93, al abolirse el Colegio Electoral. En la primera vez que se usó, el margen para evitarlo era mayor que el actual. Fue modificado en el 2007. Entonces, Ricardo Colombi le ganó a Tato Romero Feris, quien preso, había ganado la primera elección.

CORDOBÉS. El extinto Ramón Mestre ya era ministro del Interior cuando su delfín, Ricardo Colombi, le ganó a Tato el primer balotaje correntino.

El artículo 156 de la nueva Constitución, modificada en 2000, contiene pequeños cambios respecto del que rigió -con numeración diferente- la primera segunda vuelta de la democracia correntina. Aquella fue en 2001, enfrentó a Tato Romero Feris y a Ricardo Colombi. El primero, estaba preso y aún así ganó la primera elección. Luego, se impuso el Frente de Todos, con denuncias de fraude en su contra.

La introducción de la figura del balotaje (de la palabra francesa ballotage) se dio en la reforma de 1993, cuando se abolió el Colegio Electoral como mandato terminante para terminar con la hegemonía del Pacto.

Entonces, Tato y Ricardo debieron ir al balotaje porque el primero no alcanzó el 50 por ciento más un voto. Pero estuvo demasiado cerca. El 13 de septiembre último, esa exigencia se redujo a 45 por ciento de los sufragios, no así el margen entre primero y segundo en la contienda, que debe ser mayor al 10 por ciento.

Los convencionales constituyentes del 2007 rebajaron esos niveles, acaso basándose en la fragmentación política que se profundiza en el país con el correr de los años, desde 1983 a esta parte.

De ahí que haya resultado marcadamente antidemocrático que muchos hayan pedido que el perdedor de la primera vuelta renuncie a la nueva elección que tendrá lugar este domingo.

Estas elecciones, cuyo cronograma imponen desde las 8 de hoy la veda electoral, se convocó dentro del plazo de 21 días posteriores al primer comicio -Artículo 157-, y la resolución de la compulsa se dará cuando una de las dos fórmulas más votadas en primera vuelta obtenga la mayoría.

Pero también la nueva Carta Magna contempla una posibilidad que no parece que se dará en esta segunda experiencia de balotaje correntino: "En caso de registrarse empate en la oportunidad a que se refiere el artículo 157, la Asamblea Legislativa elegirá al Gobernador y Vicegobernador con el voto de la mayoría de los miembros presentes, en sesión especial que deberá convocarse con cuarenta y ocho (48) horas de antelación, dentro de los tres (3) días de recibida la comunicación del artículo 159 (informes oficiales de la Junta Electoral), la que deberá concluir antes del quinto día de iniciada. De subsistir la paridad, tras la primera votación, el Presidente del cuerpo definirá la elección".

Sería demasiado que los primos Arturo y Ricardo Colombi diriman así la contienda.

Comentá la nota