Balestrini muy enojado con Horacio González

Los presidentes del Senado y Diputados de la Provincia de Buenos Aires están distanciados no solo por las posturas en el Congreso partidario sino por la autonomía de los municipios.
El Congreso del Partido Justicialista del sábado pasado dejó al descubierto la cantidad de divisiones que tiene el oficialismo bonaerense derivado en una cada vez más forzada cercanía al ex presidente Néstor Kirchner, la falta de confianza al gobernador Daniel Scioli y las últimas pujas en el ámbito legislativo que derivaron en una distancia asombrosa entre el presidente del senado y vicegobernador, Alberto Balestrini y el jefe de la Cámara de Diputados, Horacio González.

Ex intendente de La Matanza y actual presidente del Consejo del Partido Justicialista bonaerense está que trina con González no sólo porque un grupo nada despreciable de congresales lo proponían para el cargo que el Congreso le terminó dando a José María Díaz Bancalari sino por el proyecto que diputados está a punto de aprobar favorable a la división de los distritos.

Fuera el peronismo disidente de esta disputa, que también podría tener incidencia en caso de presentarse para definir nuevas autoridades o proponer sesiones extraordinarias del Congreso si se le suman los kirchneristas críticos, la pelea pasa a ser casi personal entre Balestrini y González ya que el primero no quiere saber nada no solo con la posibilidad de otorgarle la autonomía a Lezama de Chascomús, sino que teme que esta determinación provoque un efecto cascada en el resto de los municipios y ciudades con similares planteos.

Es que González no puede decirle que no a algo que a él lo tuvo como beneficiario directo con la división de Morón en tres comunas: Morón, Hurlingham e Ituzaingó, donde fue concejal, Presidente del Concejo y que le permitió asumir como legislador provincial de la mano del intendente Alberto Descalzo.

En cuanto al ex intendente de La Matanza, en cambio, su situación es más que incómoda, ya que todos recuerdan lo que trabajó para la división en cinco distritos del municipio más extenso y populoso del Conurbano, con más de 1.500.000 habitantes.

En su época de senador peronista raso, cuando combatía con el oficialismo manejado por Alberto Pierri y Eduardo Duhalde, lanzó un ambicioso plan que fue debatido en numerosas instituciones intermedias de la comuna entre 1996 y 1997. Aquel trabajo fue reflotado por las asociaciones "separatistas" que pueden verse beneficiadas con el proyecto que esta semana podrá aprobar la Cámara de Diputados provincial.

Comentá la nota