Balestrini y Bancalari se suman a los testimoniales que renuncian

Así, ya son 26 los K que fueron candidatos en la Provincia y no asumen sus bancas.
Con el tiempo limitado para permitir la acreditación de diplomas de sus reemplazantes, el vicegobernador de la Provincia, Alberto Balestrini, y el diputado nacional José María Díaz renunciarán en las próximas horas a las bancas en la Legislatura bonaerense, cargos para los que fueron electos en los comicios del 28 de junio.

Es el último trámite formal de las denominadas candidaturas "testimoniales" que comprometió a 42 intendentes y al propio Daniel Scioli (ver "Trío de renunciantes").

Más de la mitad de esos candidatos ya concurrieron la semana pasada a la Junta Electoral provincial con la dimisión en la mano. La renuncia del gobernador fue ante la justicia federal, igual que la Sergio Massa (intendente de Tigre) y la actriz Clotilde Acosta (Nacha Guevara). Los tres se escalonaban detrás de Néstor Kirchner en la lista de diputados nacionales por el Frente para la Victoria en el principal distrito del país.

El oficialismo obtuvo 12 escaños. De acuerdo con la nómina, en reemplazo de Scioli asumirá Omar Plaini (56) del Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas; Juliana Di Tulio en lugar de Nacha Guevara y Remo Carlotto por Massa.

Todo el proceso de acreditación de candidaturas, previas al comicio, provocó un debate sobre la ética de estos comportamientos y la legalidad de los actos. Scioli proponía el acompañamiento ¿ahora virtual¿ como señal de compromiso con el proyecto del Gobierno nacional. La Justicia intervino para resolver una cuestión de naturaleza política: no hay impedimento para tales postulaciones, explicó en su momento el juez federal Manuel Blanco e igual razonamiento adoptó después la Cámara Electoral.

¿Los fundamentos?. Scioli y Massa, en estos casos, manifestaron su voluntad de asumir. Los camaristas advirtieron en el fallo que cualquier preconcepto, como suponer que no iban a jurar sus bancas, atacaba la libertad de elegir y resultar electos.

Por las dudas, la Cámara hizo algo más: si hubiera certeza de renunciamiento posterior correspondería "una defraudación al elector pues se habrá quebrantado la relación representante-representado plasmado en la Constitución nacional".

El tribunal electoral insistía en que ese "apartamiento ético determinaría la desazón en parte del electorado". La aclaración era hija de la sospecha. Pero huérfana de evidencia. Scioli y Massa manifestaron tres veces que asumirían sus bancas. Fue cuando aceptaron integrar la nómina, luego a través del apoderado partidario en la legitimación del acto y por último personalmente ante la insistencia judicial.

"La falta de honestidad representaría una inaceptable manipulación de las instituciones de la República", decía el fallo.

Esta ponderación no tiene efecto retroactivo

Comentá la nota