Baldo se fue del Deliberante

A pocos meses de la renovación de la mitad de las bancas en el Concejo Deliberante capitalino se conoció ayer un nuevo cambio en la composición del Legislativo comunal.
A pocos meses de la renovación de la mitad de las bancas en el Concejo Deliberante capitalino se conoció ayer un nuevo cambio en la composición del Legislativo comunal.

Aunque se venía anunciando, la renuncia a su banca del concejal de la Unión Cívica Radical, Horacio Baldo, finalmente ayer se hizo pública cuando se pudo observar en su despacho movimientos que denotaban mudanza.

Este diario intentó comunicarse ayer con Baldo pero no pudo hacerlo. Sin embargo se supo que su lugar estará en la Secretaría de Desarrollo Social, que era comandada por Antonio De Souza.

Otra pérdida

Con el alejamiento del edil radical de la banca del legislativo comunal, el radicalismo pierde otro representante del partido del intendente, ya que su lugar será ocupado por un aliado de Carlos Di Camillo, Daniel Figueroa, candidato por Confluencia Neuquina que le seguía en la lista a Baldo en las elecciones del año 2005, cuando Martín Farizano fue elegido concejal de la ciudad.

Baldo ingresó al Deliberante el 10 de diciembre de 2007 en reemplazo del actual intendente, quien por entonces ocupaba una banca en el Concejo.

Enroques en el gabinete

Esta mudanza responde a los enroques que el intendente Farizano tiene pensado realizar para su gabinete y que serían anunciados hoy. No sólo se prevé un nuevo secretario de Desarrollo Social, sino cambios en otras áreas como la subsecretaría de Vivienda y la secretaría de Servicios Urbanos, ya que Marta Buffolo se iría a la Unidad de Gestión creada para la puesta en vigencia de la norma de emergencia habitacional.

También se prevén cambios de nombres en las direcciones y secretarías, enroques de funciones y alguna otra cara nueva.

“Va a haber traslado de funciones porque lo que estamos buscando es mayor eficiencia en la gestión”, dijo Farizano el martes cuando fue consultado por el motivo de los cambios.

Comentá la nota