“En los balances es bueno evaluar que resultó y que no”

“Sirve para hacer un balance de gestión y hacer correcciones y enfrentar el próximo año con nuevos hombres”, reveló el secretario.
Después del cimbronazo que causó el pedido de renuncia que hizo la intendenta Blanca Pereyra a todos los integrantes de gabinete, desde el ejecutivo local salieron a poner paños fríos a la situación. Jorge Cangiano, secretario general de la municipalidad y uno de los principales colaboradores de la mandataria, aseguró que la decisión responde a un “balance anual” para saber que correcciones se deben efectuar para encarar los próximos meses de gestión. Además, reveló que los funcionarios tomaron la noticia de buena forma.

“La intendente resolvió solicitar la renuncia a todos los funcionarios, secretarios, jefes de programa, subsecretarios que integran su gabinete. La llegada de la culminación del año y del cumplimiento del primer aniversario de su gestión de gobierno que es el 10 de diciembre se realiza un balance, un análisis de todo lo realizado, las propuestas de los programas al asumir y la ejecución”, dijo Cangiano y agregó: “Se hace una evaluación de las tareas realizadas en cada una de las áreas municipales, después se observan los resultados de todos los funcionarios, eso le sirve a ella para hacer un balance de gestión y hacer correcciones y enfrentar el próximo año con nuevos bríos, nuevos funcionarios, equipos de trabajo”, comentó.

La noticia se conoció ayer a primera hora en una reunión que programó la intendenta en su despacho. Del encuentro participaron los secretarios de Gobierno, de Haciendas, de Obras Públicas, de Servicios Urbanos y el propio Cangiano. Para la noche, las dimisiones ya estaban en poder de la jefa comunal.

“Elevamos la renuncia y a su vez nos solicitó un informe o balance del año de gestión y una proyección a los seis meses del año siguiente. Con esos dos elementos ella va a tener una mejor condición para apreciar todo lo realizado. Es una evaluación que va a realizar ella, además está la observación de ella y el recorrido por las áreas para tener una visión en conjunto”, conceptuó Cangiano.

En tanto, pese al sorpresivo pedido, el secretario general reveló que la solicitud de Pereyra no cayó mal entre los demás funcionarios: “Entiendo que todos lo han tomado bien, los que integramos el equipo de trabajo sabemos que estamos a disposición de los criterios de la intendenta. Tenemos que conservar intactos la imagen y la eficiencia de la gestión de gobierno. Puede haber imperfecciones, errores y cosas que se pueden realizar en forma superior. Los funcionarios municipales cesan cuando lo dispone ella o cuando finaliza la gestión porque no son empleados municipales”, explicó.

Comentá la nota