Balance de seis meses de gestión Jure: “Me hubiera gustado hacer más; los gabinetes son móviles”

Admitió que hoy no cumple con las expectativas de la gente y que la situación financiera del Municipio es complicada. Dijo que dará pelea por un nuevo radicalismo y opinó que Rins debe volver al partido.
A casi seis meses de gestión, Juan Jure admitió ayer que por la crisis hoy no cumple con las expectativas generadas el día de la elección. Pero señaló que durante este tiempo se han sentado las bases para despegar en el 2009.

En diálogo con PUNTAL, el intendente también habló del gabinete, las finanzas municipales, la reducción del horario de las tragamonedas y la posibilidad de que Benigno Rins vuelva a la UCR.

-Se van a cumplir seis meses de gestión. ¿Cuál es su balance?

-Hemos tenido seis meses en un escenario muy complicado por la crisis. Pero de mucho trabajo puertas adentro de la Municipalidad. Han sido seis meses de ir preparando las bases para el gobierno.

-¿Eso significa que el verdadero arranque del gobierno es en el 2009?

-El arranque se dio cuando asumimos. Lo que pasa es que nos tocó un presupuesto definido con un porcentaje importante de ejecución y acomodándonos a los tiempos de dificultad que hemos tenido que ir soportando. Y sumado a esto lo que ha tenido que ver con el aprendizaje propio de una actividad nueva.

-¿Qué espera para el 2009?

-Nosotros hemos hecho todos estos esfuerzos para tener un 2009 donde podamos conducir un proceso en una Municipalidad equilibrada, económica y financieramente, y donde marcamos prioridades en función de lo que veníamos planteando en el período electoral. Que es darle énfasis a la ciudad que no se ve, lo cual tiene que ver con un desarrollo importante en materia educativa, reemplazando los planes locales por cooperativas de trabajo y avanzando en la obra pública con los programas de gas natural y cloacas.

-¿Eso se va a poder hacer en el actual contexto financiero? ¿Va a haber fondos?

-Sí. Por eso lo fundamental es equilibrar la Municipalidad. La idea es que primero paguemos los 15 millones de pesos de deuda con la mixta Vial a partir de la emisión de los bonos. Además, tenemos la posibilidad de emisión de 20 millones de pesos más, con lo cual se procurará continuar con la obra pública. Y, por el otro lado, buscar formas de financiamiento a través de la banca oficial y privada para triangular con los vecinos y la Municipalidad y poder avanzar en obras que se terminan pagando solas.

-Usted dijo que en 60 días se reactivaban las obras. ¿Qué pasó?

-Estamos en ese tiempo. Seguimos estando a la espera de los fondos nacionales. Ya se han firmado los convenios y ya se han sorteado las distintas visaciones técnicas del gobierno. Ahora nosotros hemos tomado la decisión de no continuar la obra pública hasta tanto no paguemos lo que debemos. Esto tiene que ver con una actitud de responsabilidad y le da un marco de previsibilidad a la gente y las empresas.

-¿Ahora el gobierno se va a seguir recostando en las promesas nacionales o saldrá a la búsqueda de recursos propios?

-Nuestra principal fortaleza está en la capacidad de manejarnos con nuestros propios recursos. Por supuesto que eso no significa abandonar lo que tiene que ver con las gestiones tanto a nivel provincial como nacional. Por eso necesitamos eficientizar el gasto para poder tener los recursos necesarios y llevar adelante el programa con el que nos comprometimos con la gente.

-¿Los recursos saldrán del revalúo y el cobro a los morosos?

-Por un lado, esto tiene que ver con las tasas municipales y, por el otro, con la eficientización del gasto. También habrá un trabajo de la procuración. Lo que no se puede hacer es tener una política impositiva donde la única alternativa sea subir las tasas a los que pagan. Hay que buscar opciones como el cobro al que pudiendo pagar no lo hace.

-¿Cuánto se espera recaudar?

-En torno del revalúo calculamos un ingreso de 2 millones de pesos al mes. Lo que antes era un millón. También es cierto que hay un montón de costos que se han elevado. Por ejemplo lo que es el servicio de la basura. Nosotros tenemos que estar preparándonos para el año que viene en un plan de mucho control del gasto y fijando prioridades.

-El Concejo Deliberante está dispuesto a aprobar la autorización para que tome créditos con el Banco de Córdoba y se pueda cancelar la deuda con los proveedores. ¿Cómo va a usar esos préstamos?

-Nosotros venimos trabajando desde el primer día en cómo podemos ir dando respuesta a los proveedores y en materia de obras públicas. A mí me preocupa más la deuda corriente que la otra. Porque es la que se va generando con el gasto operativo. La deuda en obras es distinta porque es una deuda productiva. Estamos trabajando para encontrar la respuesta en el corto plazo.

-¿Están complicadas las finanzas?

-Por supuesto que estamos en una situación que es complicada. Pero nadie le presta nada a nadie si uno no tiene capacidad de pago.

-¿No es poco saludable tener que pagar una deuda corriente con un endeudamiento?

-Lo ideal sería no tener deuda, pero la deuda está. Lo peor que nos podría pasar es que no tuviéramos la posibilidad de pagarla. En ese contexto creo que es saludable poder hacer frente a las obligaciones.

-¿Está conforme con el gabinete?

-Sí, yo estoy conforme con los colaboradores. Pero los gabinetes son siempre móviles. Ésta es una actividad que tiene una dinámica muy acelerada y que produce mucho desgaste, sobre todo en tiempos de dificultad. Entonces los gabinetes son siempre móviles. Yo no descarto ni asevero cambios en el gabinete, a no ser cuando se tengan que dar. Y cuando se tengan que dar, se darán.

-¿Y se darán?

-Los iré haciendo en la medida en que vaya considerando que son necesarios. Hoy ya no. Esto depende de la evaluación que vaya haciendo.

-¿Por qué les dijo a sus funcionarios que tienen que ser full time?

-Porque creo que estos tiempos exigen un esfuerzo extra y eso tiene que ver con el compromiso que tenemos que tener. Los colaboradores hacen el mejor de los esfuerzos. Me siento acompañado en ese esfuerzo, pero nunca viene de más recordar de dónde venimos y para qué estamos.

-¿Cómo ve la decisión del gobierno provincial de elevar en un 80 por ciento la cantidad de tragamonedas?

-Me parece que cada localidad va definiendo el perfil de ciudad que quiere. Yo respeto las decisiones que tiene que tener cada uno. En Río Cuarto los que definimos esta cuestión somos los riocuartenses. Ha quedado claro que nosotros no estamos de acuerdo con la incorporación de más máquinas tragamonedas.

-¿El ir en contra de una decisión provincial puede generar trabas en la toma de créditos o la gestión de viviendas ante la Provincia?

-No, porque si no no estaríamos hablando de dos gobiernos. Somos respetados por el gobierno provincial. Cada una de las decisiones las hemos debatido con el gobierno provincial. Estamos trabajando bien juntos porque existe la voluntad de ambas partes. Y esta voluntad se cimenta en el respeto.

-Pero el gobierno dijo que puede haber un juicio por el tema de las slots.

-Lo que creo es que no vamos a tener inconvenientes de esa naturaleza. Y por el otro lado en las políticas en las que nos ponemos de acuerdo trabajamos sin ningún tipo de distinción de manera conjunta. Y en las que no tendremos que respetarnos como corresponde.

-¿En el caso de las slots prefiere que funcionen sólo ocho horas o dieciséis como propone el peronismo?

-Es un tema que está en discusión en el Concejo. Yo estoy a favor de una política restrictiva respecto a eso. Lo más beneficioso hubiera sido que nunca se hubiesen instalado. Pero yendo al tema mientras más estén dispuestos a restringir me parece mejor.

-La principal crítica del peronismo es que durante los cuatro años del gobierno anterior, en la que fue presidente del Concejo, no se hizo nada. Incluso se les extendió el horario y se permitió ampliar la cantidad de tragamonedas.

-Yo doy respuesta por lo que a mí me compete como intendente. Seguir discutiendo para atrás no va a dar solución para adelante. Acá se instalaron las tragamonedas porque hubo un gobernador que permitió esto y un intendente que dio el visto bueno para que eso pasara. Nosotros estamos buscando cómo podemos morigerar ese efecto tan nocivo y tan devastador para la ciudad. Yo siempre tuve una postura coherente. Fui concejal cuando se instalaron y estuve en contra.

-El 2009 es un año electoral. ¿Se piensa en algún tipo de participación política partidaria?

-La primera responsabilidad y la que me quita el sueño es la de la gestión. Por supuesto que las elecciones no pasan desapercibidas. Yo soy radical y en ese sector es en el que voy a participar. No me imagino dedicándole tiempo a una campaña electoral.

-¿Cree que el radicalismo irá sólo o en alianza?

-El radicalismo tiene que hacer una gran autocrítica para adentro. Tenemos que redefinir cuál es el rol que queremos encontrar en esta sociedad. Si queremos tener dos diputados nacionales más o ser alternativa en la provincia en los próximos tiempos.

-¿Le gustaría una alianza con Luis Juez para el 2009?

-El radicalismo tiene primero que tener claro su horizonte. Nosotros no tenemos que ir a buscar ni acompañar a nadie en particular. Nosotros tenemos que definir un proyecto de provincia.

-¿En ese sentido va a participar del debate si se da?

-Sí, por supuesto. Aspiro a tener la posibilidad de participar en ese debate. No sé si lo podré hacer yo de manera personal.

-La UCR dice que el sur tiene que tener candidatos en las próximas elecciones. ¿Qué opina?

-Yo también creo lo mismo.

-¿Ese candidato puede ser Miguel Abella o Benigno Rins?

-Necesitamos tener representantes en la Cámara Baja defendiendo los intereses de la región. Los nombres son algo secundario. Pueden ser otros nombres. Creo que estamos en un tiempo de producir un cambio generacional.

-¿Ya es hora de que Rins vuelva al partido?

-Sí, por supuesto. Tienen que volver todos los dirigentes. Más los hombres que han estado tanto tiempo y que han formado parte de la historia del radicalismo de esta ciudad. Uno puede o no coincidir frente a posturas, pero lo que no se puede hacer es negarlo al otro.

-A seis meses: ¿cumplió las expectativas que existían cuando ganó la elección?

-No. Honestamente, no. Obviamente que me gustaría estar en un nivel de avance mucho mayor, pero las dificultades que hemos tenido han sido inusuales. En lo que sí estoy conforme es en lo que hemos hecho en estos seis meses en función de lo que se viene para adelante.

-¿El 2009 será la revancha?

-En política hay que construir y no con una varita mágica sino con esfuerzo y trabajo en medio de las dificultades. Me hubiese encantando no haber tenido que asumir en esta condición de crisis general. Pero es lo que me ha tocado. Hay decisiones que me han dolido tomarlas como por ejemplo la suba de impuestos. A mí me hubiese gustado bajarlos. Pero gobernar es no hacer demagogia.

Comentá la nota