El balance de enero y lo que se espera para febrero

La temporada estival en Claromecó arrancó anticipadamente. Antes de enero, gran cantidad de visitantes se congregaron en el balneario para disfrutar de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Contribuyó favorablemente que ambos eventos coincidieran con fines de semana largos y encima con altas temperaturas. Esta confluencia de factores hizo que la gente se volcara masivamente a la costa, aún aquellos que no habían para la fecha iniciado sus vacaciones.
Arriba y abajo

Así, el verano 2010 se inició bien arriba y, vale decirlo, el ritmo no decreció a lo largo de todo el mes. Lo que por el contrario arrancó bien abajo, fue el cajero del Banco Provincia, la única posibilidad que hasta ahora tienen los turistas para hacerse de efectivo. Por lapsos no tuvo recarga de dinero, y otros directamente no anduvo. Cuando se subsanó el inconveniente, ya estaba avanzado enero y la gente, con justa razón, había hecho escuchar su rabia.

Intenso calor

La primera quincena de enero sorprendió por la cantidad de visitantes, que se ubicó por encima de los últimos veranos. Y la segunda corroboró lo que ya se sabe. Es "la quincena". El clima se asoció en todo momento. Se cuentan con las manos los días en que la temperatura no superó los 30 grados, lo que no quiere decir que hayan sido todos óptimos para la playa. Hubo jornadas adversas por los clásicos vientos y la presencia de aguavivas.

Fin de semana, día de semana

Los sábados y domingos Claromecó rebalsó. La capacidad de albergue se vio colmada, y hasta por momentos incomodó tanta gente en un sitio que la mayoría elige para descansar. Los lunes la afluencia decreció y hasta el viernes –aún con buena presencia turística-, el balneario recuperaba su calma habitual, la que tanto demandan quienes vienen de las grandes urbes.

Mucha gente, poco gasto

"Mucha gente, pero poca plata", o "hay turistas, pero gastan poco", fueron dos de las frases más escuchadas por este periódico en la consulta que efectuó entre prestadores de servicio del balneario. Así las cosas, se repitió un hecho por todos conocidos: la característica de "gasolero" del turista promedio que visita nuestras playas. Lo que no implica, desde luego, las excepciones, que siempre las hay.

Visita de Scioli

Entre los eventos positivos del verano se cuentan la presencia del gobernador Daniel Scioli, que efectuó una visita por la playa a los balnearios de la costa sur bonaerense y, por supuesto, incluyó a Reta, Claromecó y Orense. Arrancó en Pehuen-Có y concluyó en Necochea. Dicen que esa visita podría ser el punto de partida para recibir contribuciones que se destinarían a la urbanización de la costanera.

0Km.

Otro hecho destacado fue el comodato suscripto entre la comuna y la firma Uzcudun, concesionaria Toyota en Tres Arroyos, que proveyó en comodato, por tres meses, una camioneta de la marca japonesa, cero kilómetro, para uso de los guardavidas. Equipada convenientemente, se convirtió en un objeto valiosísimo para mejorar el servicio de seguridad en playa. Ojalá tenga continuidad en el tiempo, y se repita verano a verano.

Conflicto en el vecindario

La perla negra del verano fue, sin duda, el conflicto suscitado entre vecinos y que tuvo su punto de partida en un manifiesto popular, en principio anónimo, que criticaba la gestión de la directora del Ente Descentralizado de Claromecó, Mary Souto, y solicitaba al intendente Sánchez su remoción. El manifiesto, de tono elevado, fue distribuido por comercios, para ser firmado por los vecinos que estuvieran de acuerdo. Pronto, ante la réplica de Souto, el manifiesto perdió su grado de anonimato, y al menos un vecino indicó haber participado de su elaboración: el fomentista Carlos Bancur. Además de cruces mediáticos, hubo entre ambos un intercambio de cartas documentos, y la manifestación pública que el entredicho se dirimirá en la justicia. Habrá que ver cómo sigue la historia. Por lo pronto, debieron cruzarse en la inauguración del nuevo edificio de la Sociedad de Fomento de Dunamar y no les quedó más remedio que saludarse. Es más, hasta tuvieron que darse un beso, ya que había un presente para la delegada y debió entregarlo Bancur. Más allá del epílogo del proceso, y de las razones que puedan esgrimir las partes, lo que sí queda claro que no es la mejor imagen que se puede dar ante el veraneante, el andar ventilando las diferencias de la comunidad en plena temporada. Hay diez meses para hacerlo, porque como dice el refrán "los trapos sucios se lavan en casa".

¿Febrero record?

Se fue un enero soñado. Y arrancó febrero que, para el secretario de Turismo bonaerense, Ignacio Crotto, "será record en la provincia". Ojala su augurio se condiga con la realidad, y los turistas continúen disfrutando en las playas de Tres Arroyos de un verano hasta acá difícil de olvidar

Comentá la nota