Balance de un año muy agitado

Cristina cumple esta semana sus primeros doce meses de gestión. Área por área, qué prometió y qué hizo. Las denuncias. El doble comando. Los lobbies. El futuro.
“–¿Su campaña electoral no incluirá propuestas?

–Me voy a concentrar en lo que hemos hecho y en lo que estamos haciendo.”

 CK en Clarín, 17 de julio de 2007.

“El doble discurso no es patrimonio único de los políticos, es una condición inherente del ser humano.”

 CK en El País de Madrid, 27 de julio de 2007.

“La posibilidad de que vaya a cogobernar con Néstor Kirchner es una fantasía, una construcción mediática.”

 CK a Mónica Gutiérrez en radio La Red, 24 de octubre de 2007.

“Mi país no es una monarquía y tampoco mi casa es un negocio de zapatos.”

CK a Naomi Campbell, en revista GQ, septiembre de 2008.

El miércoles Cristina Fernández cumplirá un año de gobierno. La presidenta Cristina y el presidente Néstor cumplirán cinco años de gestión. La dualidad del aniversario marca la clave del poder y, a la vez, el fracaso del modelo: lo que se anunciaba como un nuevo gobierno en octubre de 2007 terminó convirtiéndose en una reelección sui géneris. Y todos saben que en una reelección el reloj marca tiempo de descuento. La reelección se basa en la idea de “completar”, en tanto que la elección se propone “realizar”: la campaña de Cristina K no tuvo promesas, ni debates, ni proyectos; su idea rectora fue llenar los espacios vacíos de la gestión de Néstor. Cristina propuso mejorar las relaciones internacionales, abrir la participación democrática, reforzar las instituciones. Cristina haría lo que Néstor no llegó a terminar: una presidencia adulta, respetuosa, madura. El estado de ensoñación duró diez minutos, y ni siquiera pudo cruzar el verano; lo que podía intuirse como una presidencia dividida en roles terminó convirtiéndose en una gestión conjunta: nadie podía imaginarse un Kirchner jubilado jugando a las bochas en Puerto Madero, pero mucho menos un esposo molesto, revelando que en sus desayunos Cristina lo increpaba sobre “el vicepresidente que le puse”. Rápidos y bien dispuestos, los intelectuales de la tercera edad a sueldo del Estado o de empresas mixtas intentaron justificar la idea de doble comando: “Son dos cuadros”, dijeron con lenguaje de marchands. “Son una sociedad política.” La presidencia adquirió entonces la lógica del chicle globo: un dos en uno que deterioró a los dos y demostró la relatividad del tiempo: un año es a veces más, mucho más que doce meses.

Y AL SEGUNDO DÍA RESUCITÓ. Al segundo día de asumir, Cristina Kirchner supo que en Miami se había hecho pública una investigación de la fiscalía local acusando a cuatro venezolanos y a un uruguayo de formar parte de una operación de inteligencia para que el valijero itinerante Antonini Wilson se presentara ante la justicia argentina. El dinero, según probaban diversas grabaciones subrepticias, había salido de Caracas para la campaña de Cristina: el Gobierno trató de capear el temporal entre el silencio molesto y algunas interjecciones de los Fernández, mientras las palabras prohibidas se filtraban por las agencias de noticias de todo el mundo: De Vido, Salón Blanco, millones, PDVSA, retornos. El mal paso de comedia se trasladó anteayer a Buenos Aires, cuando la Cámara decidió que se investigue a Uberti por contrabando, en el momento en el que todo parecía destinado a vegetar en el nimbo judicial. Con Antonini decidido a hablar hasta extenuarse, el Gobierno vivió el colmo tratando de mejorar las relaciones con Estados Unidos mientras acusaba al FBI de desestabilizarlo. El fantasma del dinero irregular en la campaña persiguió a Cristina durante todo el año. El triple crimen de General Rodríguez dejó al descubierto a la mafia de los medicamentos, compuesta por fervorosos cristinistas hasta entonces desconocidos. Néstor Lorenzo, el Yabrán de los remedios, guardaba en su casa los recibos de aportes por un millón de pesos realizados por Julio Pose, un agente de la DEA y monotributista que donó 155 mil pesos; Carlos Torres, titular de varios laboratorios investigados por el juez Oyarbide, la empresa Multipharma por 310 mil, etc. “El Gobierno nos pasaba euros y nosotros les dábamos un cheque en blanco”, cobrando la comisión, le dijo a este diario uno de los involucrados, que pidió reserva de su identidad. La voluntad de investigar la corrupción demostrada por el Gobierno este último año ha sido similar al interés de D’Elía por las relaciones públicas: el 5 de noviembre el procurador Esteban Righi dictó una resolución que recortaba las facultades de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, y a principios del año el ministro Aníbal F. prohibió que los investigadores de carrera de la Oficina Anticorrupción pudiera abrir expedientes sin la firma del titular, Abel Fleitas Ortiz de Rosas, que murió esta semana y estuvo convaleciente todo el año.

HECHOS Y PALABRAS. La Presidenta pronunció, en doce meses, 303 discursos: en más de la mitad hizo anuncios económicos, licitaciones e inauguraciones: desde la pavimentación de trescientas cuadras en José C. Paz hasta el megapaquete anticrisis. Sólo el 6,6% de sus discursos estuvieron referidos al lanzamiento de programas de salud, educación, ciencias o desarrollo social. La palabra que más mencionó, en 104 presentaciones, fue “obras”. Se refirió a la “crisis” en 52, al “Vicente Nario” en 50 y a las “instituciones” en 39. Otro de sus temas preferidos fue el periodismo: “letras de molde” en 16 discursos, “medios de comunicación” en 26 y “prensa” en once. Sólo en dos oportunidades mencionó la palabra Cobos.

Ante la inexistencia de proyectos o promesas de campaña, el mensaje de Cristina K en la apertura de sesiones de la Asamblea Legislativa, el pasado 1 de marzo, será el utilizado para contrastar las palabras y los hechos. Veamos área por área:

ENERGÍA. “Vamos a incorporar este año un 11% en materia de expansión de la generación de energía eléctrica (…) y 8% en materia de gas.”

Los planes están en funcionamiento, aunque exageró en los porcentajes. En el caso del gas, sólo se aumentó la mitad, un 4% los metros cúbicos disponibles.

FERROCARRILES. “Habrá un nuevo sistema de operatividad en materia de ferrocarriles, importantes inversiones en soterramiento de una línea ferroviaria, del reposicionamiento de toda la línea del San Martín más la electrificación del Roca, más los trenes de alta complejidad y alta velocidad.”

El nuevo diseño prometido consistió, hasta ahora, en la creación de dos entes: la Administración de Infraestructuras Ferroviarias, presidida por Juan Pablo Schiavi (ex macrista, ex ministro de Telerman, cercano a De Vido) y la Sociedad Operatoria Ferroviaria, a cargo del ex diputado salteño Marcelo López Arias. Se desconocen los objetivos de ambos organismos. El soterramiento del Sarmiento está congelado, aunque adjudicado a un consorcio formado por IECSA, Odebrecht, COMSA y Ghella SPA. El tren bala a Rosario y Córdoba está paralizado y aún se desconoce cómo se llevará adelante la financiación de la obra. El tren de alta velocidad a Mendoza también quedó suspendido; la recepción de ofertas volvió a interrumpirse por falta de interesados. La electrificación del Roca está en etapa de precalificación y la del San Martín avanza muy lentamente.

EDUCACIÓN. “Nos comprometemos al cumplimiento de los 180 días de clases (…) De las 750 escuelas, ya tenemos 450 terminadas y queremos llegar a mil (…) Este año también deberemos sancionar una nueva Ley de Educación Superior.”

La meta de 180 días de clases no se cumplió en varias provincias. El plan “700 escuelas” lanzado por Néstor en 2005 aún está inconcluso: según datos oficiales, fueron construidas 591 escuelas. La Presidenta lanzó ahora el plan “Mil escuelas”, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo, de las cuales sólo hay 18 en etapa de ejecución. La Ley de Educación Superior no se sancionó.

SALUD. “Se anunciará un programa nacional de cardiopatías congénitas infantiles y un plan de capacitación de recursos humanos, fundamentalmente en enfermería.”

Graciela Ocaña cumplió con todas las proyecciones enviadas a la Presidenta. El plan de capacitación de recursos humanos se lanzó hace un mes y se implementará en 2009, y el de abordaje integral acaba de licitar la creación de treinta hospitales móviles. El Plan de Sanidad Escolar ya empezó a funcionar en cinco provincias.

JUSTICIA Y SEGURIDAD. “Oralidad en los recursos (…) ampliar la recompensa que hasta ahora está para narcotráfico y secuestros para delitos de lesa humanidad (…) prisión para militares en cárceles comunes dependientes del Servicio Penitenciario.”

El proyecto de oralidad de los recursos fue aprobado por el Congreso y se implementa desde mediados del año, aunque generó un escándalo en el Poder Judicial porque no se cuenta con salas ni infraestructura en todos los fueros. El tema de las recompensas funciona, y sobre las prisiones militares se acondicionó un sector de Campo de Mayo que no está vigilado por las Fuerzas Armadas sino por el SPF.

COLADOS. Las medidas más conflictivas del año, sin embargo, no fueron anunciadas en el discurso inaugural, ni siquiera las que luego pasaron por el Congreso:

– El proyecto de retenciones móviles: fue el que desató en marzo un conflicto que aún permanece abierto y que marcó la mayor derrota política del Gobierno. El mal llamado “conflicto con el campo” fue, en verdad, un conflicto con el interior. Y mostró una impronta de la presidencia Cristina-Néstor que luego se mantuvo frente a otros conflictos: la costumbre de decidir en una mesa demasiado chica, sin consulta previa con ningún sector, incluyendo en “ningún sector” a la propia tropa. Durante la guerra gaucha los K descubrieron el 36% de la economía argentina, y sus vínculos indirectos y directos con el otro 64%: el conflicto con el campo (que el Gobierno intentó sesgar como una especie de lucha contra la oligarquía) afectó todas las economías regionales, el crédito y el desarrollo en las principales capitales del país. El otro gran error fue personalizar la pelea: la frase “Voy a ponerlos de rodillas”, pronunciada por Néstor, marcó la pelea hasta su paradójico final. El voto no positivo de Cobos fue la frutilla sobre el helado que el propio Gobierno había servido y planteó un cisma con la vicepresidencia que aún hoy permanece abierto y con final imprevisible: tres años más es demasiado tiempo para seguir peleados. El voluntarismo oficial prefiere negarse a ver a Cobos, o reducirlo a un fenómeno de medios como fuera, en su momento, Fernández Meijide. Los K actúan pensando que lo que no se menciona no existe. Si la realidad fuera el resultado de la voluntad, tendrían razón.

–El anuncio del pago a los bonistas que quedaron fuera del canje.

–El anuncio del pago al Club de París (más allá del error en la cifra).

–La eliminación del sistema de las AFJP (que se decidió como una especie de remake de las retenciones, aunque con distinta suerte: en este caso la oposición coincidía en el trazo grueso de lo ideológico).

-La expropiación de Aerolíneas.

-La moratoria y el blanqueo de capitales: un caso curioso, ya que la Presidenta nunca votó –siendo legisladora– iniciativas de este tipo (el 13 de febrero de 2007 votó contra la moratoria a sectores de la salud, por ejemplo) y presentó dos proyectos para castigar el lavado de dinero (además de haber integrado la Comisión Investigadora sobre el punto).

–Nueva prórroga de los superpoderes: mientras fue legisladora Cristina nunca votó a favor de la delegación de facultades al Ejecutivo, ni siquiera cuando el presidente era su esposo.

–El veto a la Ley de Protección de Glaciares: fruto de la presión de la minera Barrick Gold, instalada en San Juan, que necesita agua para operar (la ley impide las operaciones sobre los glaciares al ser éstos la mayor reserva de agua dulce del país).

VIAJE CON CRISTINA. El posicionamiento internacional declamado en la campaña quedó como una estrategia incumplida. Cristina tuvo en su primer año 11 encuentros con jefes de Estado en el marco de reuniones bilaterales. El presidente Lula, en el mismo lapso, realizó 24. La mayoría de las visitas de Cristina K se centraron en Sudamérica, a excepción de una a América Central y otra a Francia. El año remató con una comentada gira africana en la que la Presidenta gestionó la futura visita de Tutankamón a la Argentina. Los mandatarios extranjeros de gira por el continente han esquivado prolijamente a la Argentina: lo hicieron Angela Merkel (Alemania) y la presidenta de la India, Pratibha Patil, quienes fueron a Brasil, Chile y México. La agenda 2008 de Cristina comenzó con un tropezón: la visita del dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang. Nunca se supo si fue un error o si la Presidenta no había leído ni siquiera la Wikipedia, aunque la Cancillería sostiene que elevó un informe sobre Obiang a la Casa Rosada. Después de protestas de la oposición y los organismos de derechos humanos, Cristina empeoró la situación y retó públicamente a su invitado.

UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS. Todas las consultoras coinciden en señalar el derrumbe de la imagen pública de la Presidenta: Management & Fit cuantifica la caída en 28 puntos de su imagen positiva y un aumento de 20 puntos en la imagen negativa, observando el punto crítico de desaprobación de la gestión en el mes de julio, con un 72,3%.

Otra consultora, Poliarquía, agrega elementos al análisis, marcando tendencias similares.

Comentá la nota