Bajones y cortes de luz reiterados tuvieron a maltraer a varios barrios

En el San José Obrero se cortó minutos después de la medianoche de ayer y las reparaciones de EDEFOR no dieron resultado hasta las 5 de la mañana.
El servicio eléctrico volvió a ser motivo de denuncias ayer en varios barrios de la ciudad, donde oscilaciones y cortes prolongados hicieron que la jornada sea insoportable para los usuarios, muchos de los cuales perdieron artefactos hogareños.

Quienes probablemente la hayan pasado peor son los vecinos del barrio San José Obrero, que quedaron sin luz pasada la medianoche y permanecieron a escuras hasta las 5 de la mañana, con regresos esporádicos del suministro.

Los problemas comenzaron ayer a las 0:20, cuando se escuchó una explosión y todo el vecindario quedó sin luz, tanto en las casas como en el alumbrado público. El personal de EDEFOR llegó al barrio recién a las 1.39 y durante tres minutos miraron el transformador ubicado en Eva Perón casi Ruggiero, en la vereda de la capilla San José Obrero, según el relato de una vecina.

Luego de ello arrancaron la camioneta y "abandonaron el lugar ante los gritos de los vecinos, que esperábamos sentados en nuestras veredas que ellos trajeran el alivio conectando nuevamente el suministro de energía", contó a La Mañana.

Recién pasadas las 2 de la madrugada la cuadrilla regresó y trabajó hasta casi las 2:45, momento en el que volvió la luz. El alivio duró poco, porque a las 4 nuevamente se interrumpió el servicio, esta vez sólo en los domicilios. El alumbrado público quedó funcionando.

Cuando faltaban 15 minutos para las 5 de la mañana recién la energía regresó definitivamente, pero durante toda la mañana las oscilaciones no tuvieron piedad con los electrodomésticos. Los cortes se repitieron durante toda la jornada.

Lo único que la vecina destacó de la difícil madrugada que les tocó vivir es que "durante la oscuridad total que reinaba por el corte, un móvil policial realizaba intensas y continuas recorridas por las calles del barrio" para resguardar la seguridad.

Otros barrios (SUBTÍTULO)

Otros barrios de la ciudad también tuvieron problemas con el suministro, y en algunos casos esto provocó daños. Es lo que ocurrió en el Ibirá Pitá, donde las oscilaciones ocurridas "todo el día" le quemaron el disyuntor de su casa, que en reiteradas ocasiones había cortado la energía durante la jornada.

En Lote 4 denunciaron una situación similar: algunos agradecían tener estos artefactos de prevención, que en tres grandes bajones producidos durante la madrugada de ayer cortó el ingreso de la corriente. "No podemos seguir así, porque se nos va a quemar todo", repiten los habitantes del barrio, en una lamentable sintonía con varios otros sectores.

De hecho, ni el microcentro se salvó, porque también pasada la medianoche se registraron bajones de tensión que obligaron a los vecinos de la zona a desconectar artefactos y permanecer varios minutos sin refrigeración, hasta que la intensidad energética se normalice.

Comentá la nota