Bajó la tasa de mortalidad infantil

La provincia donde la mortalidad es más alta es Formosa, con el 19,2 por mil nacidos vivos. La más baja es Tierra del Fuego, con 6,8 por mil. Para Cristina Fernández, "todavía estamos lejos de los objetivos que nos hemos propuesto".
La mortalidad infantil bajó en 2008 de 13,3 a 12,5 chicos menores de un año por cada mil nacidos vivos. El descenso fue anunciado ayer por la presidenta Cristina Fernández en un acto en la Casa de Gobierno. La mandataria, sin embargo, advirtió que "todavía estamos lejos de los objetivos que nos hemos propuesto como sociedad y como gobierno". La reducción fue leve: poco menos de un punto, en relación con la tasa de 2007, cuando había aumentado en comparación con 2006, cuando fue de 12,9 por mil. Las provincias de Formosa (19,2) y Chaco (18,0) tienen las tasas más altas, aunque las redujeron entre 2 y 3 puntos en un año, de acuerdo con el último registro oficial. Les sigue Corrientes, que la aumentó de 15,6 a 17,1 por mil. La más baja se registra en Tierra del Fuego, con el 6,8 por mil, mientras que en la ciudad de Buenos aires es del 7,7 por mil.

Dos especialistas consultados por Página/12 analizaron las nuevas cifras. "Hay un descenso de un 0,8 que no es para despreciar. Pero todavía se mantiene un núcleo duro de bajar, que tiene que ver con la mortalidad neonatal precoz: es la que se produce entre el nacimiento y los primeros siete días de vida y tiene que ver con los bebés prematuros y las deficiencias en la atención médica", comentó Bernardo Chomski, ex jefe de Neonatología del Hospital Argerich y miembro de la Sociedad Argentina de Pediatría y de Asumen, la Alianza Argentina para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño, conformada este año por entidades médicas y científicas, Unicef y la OPS. La alianza se conformó para lograr incluir en la agenda política la problemática de la mortalidad materna e infantil. La tasa de mortalidad infantil corresponde a la cantidad de defunciones de chicos menores de un año por cada mil chicos nacidos vivos. En 2008 se contabilizaron 746.460 nacimientos y 9341 defunciones, lo cual da una tasa de 12,5 por mil, según las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación. En números absolutos, en 2008 murieron más criaturas menores de un año que en 2007, cuando fueron 9300. Pero como hubo más nacimientos, el incremento se diluye. Quedará sin respuesta si el aumento de nacimientos estuvo relacionado con los serios inconvenientes que tuvo el año pasado el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva con la distribución de métodos anticonceptivos en los hospitales públicos del país.

La Presidenta sostuvo que la mejora de la tasa de mortalidad infantil "se va a profundizar a partir de la Asignación Básica por Hijo y con el diseño que estamos haciendo de la libreta sanitaria y educativa, que vamos a ir articulando con intendencias y gobernaciones". No obstante, consideró como "una buena noticia" el descenso que experimentó el último registro.

En Asumen evalúan que uno de los problemas para bajar la mortalidad infantil está vinculado con el sistema sanitario. "Hay una enorme dispersión de recursos humanos y tecnológicos, lo que hace que la atención sea ineficiente. Proponemos la regionalización y la concentración. El 75 por ciento de las maternidades públicas del país atiende menos de 500 partos al año. Al atender un número tan bajo de recién nacidos no pueden mantener servicios de alta complejidad. Está estudiado que para que una maternidad resulte eficiente tiene que atender un promedio de cuatro mil a cinco mil partos al año. Esa cantidad de pacientes hace que la inversión resulte eficiente. Con tanta dispersión no podemos concentrar recursos altamente calificados para atender los cuadros graves", consideró Chomski.

Al epidemiólogo Gonzalo Moyano, docente de la Cátedra Libre de Salud y Derechos Humanos de la Facultad de Medicina de la UBA, le llamó la atención el descenso que experimentó una provincia como Santiago del Estero, que pasó de 13,8 por mil en 2007 a 10,4 en 2008. "Es llamativo, dado que es una zona postergada del país y no ha habido acciones políticas especiales", señaló.

Desde octubre, el Ministerio de Salud de la Nación lleva adelante un Plan para la Reducción de la Mortalidad Materno Infantil, de la Mujer y el Adolescente, que fue aprobado por el Consejo Federal de Salud (Cofesa). La iniciativa, a la que adhirieron las provincias de Chaco, Santiago del Estero y Formosa, busca detectar las principales causas que producen la muerte de niños, mujeres y adolescentes.

Comentá la nota