Bajo nivel de infestación del mosquito trasmisor del dengue y fiebre amarilla

"La permanente vigilancia y acciones de prevención de enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla y la leishmaniasis que se mantiene en la provincia, fundamentalmente en la zona de frontera más importante como Clorinda, hacen que Formosa se encuentra muy bien protegida, sin embargo no bajamos los brazos en la estrategia diseñada y que tan buenos resultados nos viene dando", sostuvo la doctora Silvia San Miguel, responsable de la Base de Control de Vectores y Zoonósis que funciona en la segunda ciudad de la provincia.
Explicó que las herramientas articuladas en prevención de enfermedades transmisibles y vectoriales -que afectan a animales y al hombre-, como el dengue, fiebre amarilla y leishmaniasis, continuará durante todo este tiempo de receso, y no sólo por estar ante una temporada de riesgo, sino que es la prosecución de lo planificado. Refirió a que además de una fuerte vigilancia se proseguirán con acciones puntuales ya definidas, sobre todo en la zona de frontera.

Recordó que en Clorinda se constituyó la Base de Control de Vectores y Zoonósis, desde donde se viene ejecutando un fuerte trabajo interdisciplinario, el cual aseveró ha permitido por ejemplo que "el índice de infestación del mosquito transmisor –aedes aegypti-, transmisor del dengue y de la fiebre amarilla, sea bajo; y no menor es haber conseguido también que el 92% de la población clorindense está inmunizada", por lo que no existen puestos de vacunación, sino que se vacuna en centros de salud y hospitales, advirtiendo sin embargo que "no deja de ser una preocupación la presencia de personas provenientes de otras zonas de alto riesgo del país".

Comentá la nota