"Bajo ningún aspecto estoy dilatando la causa"

Eduardo Agúndez, abogado de Rubén Lucero, el hombre que hace más de tres años confesó haber asesinado a la mujer policía Lidia Molina, explicó porque pidió que se postergue el juicio oral de este caso. "Bajo ningún aspecto estoy dilatando la causa porque no es una causa de dos fojas, sino una causa de 3.600 fojas. Es decir, mientras más se estudia la causa, mayor garantía de encontrar justicia hay", dijo el abogado.
"Es una causa muy voluminosa, debe ser estudiada minuciosamente. Esto hace a la garantía de defensa en el juicio. Por otra parte, los días judiciales hábiles son insuficientes, teniéndose en cuenta que si se quiere pasar a un cuarto intermedio, no puede superar los 10 días y si no se puede, al ser insuficientes, van a tener que habilitar la feria judicial para terminar el juicio oral", detalló Agúndez.

Finalmente, el abogado contó que Ruben Lucero continúa "con prisión preventiva por el delito de homicidio", medida que fue dictada por el juez de la causa y ratificada por la Cámara, mientras espera su juicio oral.

El cadáver de Lidia Molina fue encontrado a fines de agosto de 2006 en una zona rural a 5 kilómetros de la ciudad de San Luis. Molina, quien estaba embarazada, fue golpeada con un hierro en la cabeza y depositada, inconciente, en la parte de atrás de un Renault 12 que luego fue incendiado. El marido de su hermana, Lucero, confesó el crimen a los pocos días, alegando que los motivos fueron pasionales.

Comentá la nota