La Fed bajó interés pero no cede la recesión

La Reserva Federal bajó ayer la tasa de interés de referencia a 1% anual (-0,50 de punto) para evitar que un empeoramiento de la crisis crediticia lleve a la economía estadounidense a una profunda y prolongada recesión.
Si bien el movimiento era descontado por el mercado e incluso ahora se espera otro recorte, los pronósticos apuntan a una desaceleración abrupta del nivel de actividad y de mayor plazo (algunos hablan ya de dos a tres años, cuando las anteriores no superaron el año y medio). Ya los síntomas se sienten en Estados Unidos con la caída del gasto de los consumidores y de sus expectativas futuras.

La Reserva Federal de Estados Unidos decidió ayer bajar medio punto la tasa de interés, de 1,5% a 1%, el nivel más bajo desde junio de 2004 y similar al de 1958. La institución que preside Ben Bernanke dejó abierta la puerta a más reducciones para combatir la recesión que se avecina.

«El ritmo de la actividad económica parece haberse desacelerado notablemente, debiéndose en gran parte a una caída en el gasto del consumidor», sostuvo la Fed en un comunicado que explica su decisión. «Además, la intensificación de las turbulencias financieras ejercerá un freno adicional sobre el gasto, en parte reduciendo aún más la capacidad de los hogares y las empresas para obtener créditos», agregó.

En los últimos tres meses la Fed recortó la tasa desde 5,25% en nueve ocasiones como estrategia para aliviar a los mercados de los embates que produce la debacle financiera originada con el colapso del mercado de hipotecas «subprime».

Preocupación

En diversas ocasiones el presidente de la Fed se mostró preocupado por una fuerte recesión en Estados Unidos, lo que respalda la decisión de bajar la tasa como aliciente para el consumo mediante la reapertura del crédito a corto plazo, que se vio restringido severamente en los últimos meses.

«La economía podría estar débil durante varios trimestres y con algún riesgo de una desaceleración prolongada», sostuvo Bernanke al Congreso de Estados Unidos el 20 de octubre, cuando respaldó un gasto adicional por parte del gobierno para impulsar la economía.

El principal índice de Nueva York, el Dow Jones, no reflejó la resolución, ya que pasó a terreno negativo ni bien se anunció la medida. Finalmente, luego de una jornada volátil, cerró 0,82% abajo.

En el comunicado también se recordó que dentro de las medidas tomadas para combatir la crisis internacional, como consecuencia de la creciente aversión al riesgo en conjunto con una fuerte contracción del crédito entre bancos, fue la de inyectar capital fresco en los mercados para proveer liquidez. La Fed espera que estas medidas contribuyana una normalización del flujodel crédito y ayuden a restablecer el crecimiento de la economía. No obstante, dejaron abierta la puerta para futuras bajas, ya que concluyeron que se mantienen «los riesgos para el crecimiento». El comité que votó la medida aseguró que monitoreará el desarrollo tanto económico como financiero y que actuará del modo que sea necesario para promover un crecimientoeconómico sustentable y estabilidad en los precios.

Si bien las medidas de la Fed lentamente empiezan a dar sus frutos, la sensación tanto de los consumidores como de las empresas es que se aproximan tiempos aún más difíciles. Los malos augurios provienen principalmente de datos de la economía real, como un aumento en la tasa del desempleo a 6,1% como consecuencia de una caída en la producción industrial.

En una medida también aprobada por unanimidad, la Junta de Gobernadores dio luz verde a un recorte de medio punto de la tasa de redescuento a 1,25%, la cual cobra a los demás bancos por préstamos.

«Como resultado de un descenso en el precio de la energía y otros commodities, junto con una menor actividad económica, el comité espera que la inflación se modere en los próximos trimestres», explicó la Fed.

Los mercados estarán expectantes hoy por el anuncio del crecimiento en Estados Unidos en el tercer trimestre.

Comentá la nota