Con bajas en las reservas, Bariloche pasa la Semana Santa

Los cortes de rutas y piquetes impactaron en la llegada del turismo regional. Muchos desistieron y otros todavía están arribando. Si bien desde la secretaría de Turismo indican que las reservas se mantienen como el año pasado, hoy Bariloche cuenta con más oferta hotelera que en el 2008 sin embargo, la misma demanda. Hay preocupación en el ambiente hotelero por lo costoso que es viajar a la ciudad.
"Se ha complicado muchísimo más allá de la crisis nacional e interna por este problema que en este país se resuelve todo con el corte de ruta", advirtió Omar Guerra, presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Bariloche, en diálogo con ANB.

Mientras el Intendente Marcelo Cascón y funcionarios del área de Turismo recibían ayer a los pasajeros de Semana Santa, los Hoteleros están preocupados por la disminución de las reservas y el aumento de la oferta de hospedaje, sin haber variado la demanda.

Al consultarle por sus expectativas para estas Pascuas, Guerra sostuvo que "no son ni optimistas ni pesimistas" y agregó que "el problema docente ha generado muchas bajas en las reservas sobretodo teniendo en cuenta que nos movíamos con mucha gente del Valle".

El anuncio de los cortes y los piquetes impactó en el movimiento normal en todo el Alto Valle, provocando cambios de rumbo para muchas personas que venían a la ciudad.

"Fue una bomba de tiempo –el anuncio de cortes de rutas- que se tiro aquí con relación a lo que escucho que ha pasado en otros destinos", indicó Guerra.

Ayer por la mañana ANB se comunicó al celular del secretario de Turismo, Daniel González, quien, al encontrarse fuera de la ciudad, fue atendido por el Sr. Roberto Sábato.

Sábato indicó que las reservas son "similares a las de año pasado, rondando un 65 por ciento". Asimismo, destacó que aguardaban la llegada de un jumbo con 400 pasajeros provenientes del aeropuerto de Ezeiza y que mientras los funcionarios daban la bienvenida a los turistas de Semana Santa notaron una "notoria llegada de uruguayos" y "mucha gente de el Valle, Córdoba, Mendoza y Buenos Aires".

Sin embargo, para el presidente de la Asociación Hotelera una de las mayores complicaciones que se presentan en Bariloche es "cubrir semejante oferta hotelera", y resaltó "el gran aumento que hubo de bungalows y cabañas, desde el kilómetro 6 de Avenida Pioneros en adelante".

"En los últimos diez años nunca crecimos en pernoctes anuales o sea que nos mantenemos ahí, pero crecemos en oferta", advirtió Guerra y resaltó "la falta de planificación que existe en relación al crecimiento de la oferta".

El empresario aseguró que desde la Asociación "trabajamos no para impedir más sino para que el crecimiento sea orientado a lo que se necesite".

Un grupo de empresarios hoteleros de la ciudad se reunieron el miércoles por la tarde y manifestaron su preocupación por los altos costos que significa para un turista venir a Bariloche. En comparación con El Calafate, que está a mil kilómetros más de distancia que Bariloche de Capital Federal, los pasajes aéreos son, por lo menos, doscientos pesos más caros.

En este sentido, Guerra consideró que "Bariloche sigue subsidiando otros destinos, porque a menos kilómetros pagamos más porque nos movemos en forma regular".

Por otra parte, el empresario coincidió que las ofertas por 600 dólares a Madrid y 700 a Miami también afectan al turismo local. "La Argentina "no tiene en cuenta la capacidad de empleo y economía que tiene el turismo, sino habría esquemas mas claros en tal sentido", manifestó y destacó que "si uno mira lo que hace el mundo con respecto al turismo nosotros no existimos".

Para Guerra "no existe un proyecto político que entienda que tenemos una Provincia con grandes recursos, en un corredor riquísimo, y no generamos acciones".

Volviendo a Bariloche, el empresario dijo que "las reservas se han caído bastante pero esperamos que la gente agarre el auto y venga". (ANB)

Comentá la nota