Con bajas en precio y demanda, la caída de la carne no encuentra piso

Con bajas en precio y demanda, la caída de la carne no encuentra piso
Los ajustes van del 4% al 10% en el valor por kilo con relación a 2008, mientras que las ventas se contraen del 10% al 15%.
El precio de la carne está bajando en un promedio que va del 4% al 10%. A su vez también está disminuyendo la venta; estiman que ésta caída se sitúa entre el 10% y el 15%, con respecto al año anterior, según referentes del mercado provincial.

La inestabilidad económica de estos meses generó oscilaciones en el precio, que según la medición de la consultora mendocina Evaluecon, el descenso, en el primer trimestre, fue del 8%. En cuanto al consumo, el desplome promedio, trimestral, alcanzó el 6%, según la mencionada fuente.

El economista y director de la consultora, José Vargas, dijo que el consumo de carnes relevado por ellos, está compensado con la venta de los comercios minoristas y almacenes de barrio. Vargas sostuvo que en este segmento "la caída no se ha sentido tanto" por los precios y las posibilidades de pago que dan los almaceneros. Igualmente, "la merma en las ventas no ha sido inmediata, son bienes que no se pueden sustituir fácilmente por otros", dijo.

"La carne va a pasar a ser un artículo de lujo", señaló Gabriel Salas, ejecutivo del supermercado Átomo. Conforme a su opinión, los consumidores están "sustituyendo las carnes rojas por otras carnes más baratas". Esta importante cadena de mercados, que cuenta con 100 sucursales, ha bajado el precio en los últimos días casi $ 1 por kilogramo, en todos los cortes.

Salas explica a Los Andes la compleja dinámica del mercado cárnico actual; por un lado los productores no alcanzan a cubrir los costos con los precios de venta del animal vivo, porque el ganado ha ido perdiendo su valor y muchos ganaderos han dejado el negocio para pasarse a producir otra cosa; a esto se añade que los mismos compradores no pueden pagar un precio mejor porque ya saben que no lo pueden trasladar a los consumidores, ya que éstos dejarían de comprar progresivamente aún más.

Esta cadena cuenta con un frigorífico propio llamado Carnes Millán y conocen al detalle los costos de toda la cadena de producción y comercialización. Al respecto Salas señaló que "hoy en la carne no hay márgenes, si no tenés precios competitivos no vendés".

La misma percepción tiene Rubén Pontel, directivo de la Cámara de Industriales y Matarifes de Mendoza, quien señaló que los precios han bajado entre 3% y 4% y, en su opinión, "esta semana va a ver otra baja importante".

Para Pontel, "recién en setiembre vendrán los aumentos, el invierno va a congelar los precios porque los productores ya no engordaron los animales como habían previsto y los venden a bajo precio".

Desde Prodelco, Marta Rizzo, aseguró que "la cantidad de ofertas de algunos cortes, como el asado en los fines de semana, causa la sensación de baja, pero en el resto de los cortes específicos, todo sigue igual".

En esta institución observan que "la gente está empezando a ajustar por el lado de la comida, meses atrás hicieron recortes por los gastos superfluos (sic), como la ropa". Rizzo coincidió con los porcentajes indicados y destacó que los consumidores están comprando otras carnes, sobre todo, fiambres.

También resaltó que los consumidores ya no tienen miedo ante los anuncios que dicen que "Argentina deberá importar carne". Los consumidores, según Rizzo, ya tienen muy claro que "siempre hay con qué reemplazar", por lo que enfatizó la idea de buscar quién ofrece los mejores precios dentro del mercado.

Algunos referentes analizan los factores que propiciaron este escenario: la sequía en la zona centro del país, y en donde más se concentra la actividad; la agudización de la caída del consumo en general que ya alcanzó hasta los alimentos; y la depresión de la producción que afecta a la actividad desde hace varios años.

Comentá la nota