Bajaron las protestas por picadas en la avenida

Si bien pasaron seis meses, la fabulosa gresca entre motociclistas, policías, inspectores y vecinos ocurrida en febrero, sobre la avenida San Martín, sigue fresca en el recuerdo de todos los juninenses. Los vecinos temen que los días más cálidos impulsen nuevamente las picadas, los ruidos hasta altas horas de la madrugada y los desmanes en las plazas y boulevard de la avenida. No obstante, hasta ahora, dicen que desde Inspección General se han hecho controles y el número de quejas disminuyó sensiblemente.
Ahora, el problema de las motos sin control está surgiendo en otros sectores de la ciudad. Como el caso denunciado por un vecino del barrio Loreto, que dice que a cualquier hora y sin consideración alguna para con los peatones y otros vehículos, las motos se adueñan de calles como República, Alvear y La Plata, entre otras, que se transforman en verdaderas pistas de carrera.

Por San Martín

Juan García es un vecino de la avenida San Martín, quien evaluó que "nosotros lamentamos los hechos sucedidos meses atrás y tenemos una gran pena por los vehículos que se rompieron, incluso de propiedad municipal".

"Desde aquellas quejas hasta ahora, se hicieron muchas cosas. El inspector general Miguel Chami ha trabajado y los controles se incrementaron un poco más, porque desde que rige la nueva ley de tránsito, la policía puede colaborar", señaló.

También observó que "los vecinos de la avenida San Martín son en su mayoría gente mayor de edad, que necesita descansar correctamente, no se merecen vivir con ruidos de picadas por la avenida ni desmanes, así que trataremos de apoyar a las fuerzas públicas y municipales para cambiar la situación".

"No queremos lamentar hechos graves, porque vemos que la mayoría de los accidentes de tránsito ocurren con motos, y cada uno le cuesta al Estado un promedio de $ 75.000", recordó García.

En Loreto

Por su parte, Héctor, un vecino del barrio Capilla de Loreto, aseguró que "por avenida República, Alvear, Juan B. Justo y La Plata, las motos andan sin control, corren picadas y carreras. Incluso dicen que no se pueden vender los caños de escape deportivos, pero estas motos son de carrera".

"Yo vivo sobre calle Irlanda, escucho todas las noches las picadas sobre Alvear, principalmente por la tarde, aunque no tienen un momento específico", agregó.

Héctor aseguró que "hace alrededor de veinte días yo venía de trabajar, me pararon por el casco, le dije con respeto al inspector que yo utilizaba un ciclomotor para trabajar mientras que los otros hacen lo que quieren con estas motos especiales".

"El ruido es insoportable, con esos escapes que hacen más ruido que las motos de carrera. No respetan los semáforos ni la gente que está cruzando la calle", explicó.

Villa Talleres

Sobre la temática, el presidente de la sociedad de fomento del barrio Villa Talleres, Gabriel Ziegler, apuntó que "son problemas comunes a todos los barrios, porque lo sufren todos los vecinos de Junín. En algunos sitios las picadas son frecuentes, como sucede en República Libanesa o Tucumán, que muchas veces son pistas de carrera".

"También es un problema en Primera Junta entre Jean Jaures y Libertad, pero lo peor es el tramo de Libanesa, donde se suelen dar más picadas que en otros lados, según los comentarios de los vecinos", indicó.

Asimismo, remarcó que "según lo que escucho en reuniones con fomentistas, el tema del tránsito está en toda la ciudad".

Reunión

El concejal justicialista Abel Vera recibió a los vecinos de la avenida San Martín y planea conversar con los de otros lugares donde tienen problemas similares, como por ejemplo también de la avenida de Circunvalación y Padre Respuela.

Según opinó el edil, "se deben realizar controles, también policiales. No es una caza de brujas porque nadie está en contra de las motos, pero sí que lo circulen con las medidas de seguridad y modos de manejo que corresponden".

"Todos hemos tenido complicaciones en la avenida San Martín, por las motos que pasan por uno y otro lado, al margen de los ruidos molestos de los que se quejan los vecinos", agregó.

Vera dijo que "ahora escuchamos a los jueces de Faltas que están manejándose con la nueva ley de tránsito, que contempla sanciones más severas para violaciones de ley. Digo que hay que emplear el mismo método con las motos".

"Las medidas para circular están escritas, son ley, y el derecho de uno termina cuando empieza el del otro, así que desde nuestro bloque vamos a impulsar una comunicación al Ejecutivo para que se empiece a trabajar en la prevención", resaltó.

La batahola de febrero

La gran batahola surcó la avenida San Martín en una madrugada de mediados de febrero, con corridas, ataques, balas de goma, daños materiales en vehículos y vidrieras y hasta algunos heridos leves.

Lo que se inició temprano como un control rutinario de tránsito, aunque en este caso tendiente a evitar picadas de motos por la avenida San Martín -a solicitud de los vecinos frentistas-, terminó en una gran gresca, con cientos de involucrados. También hubo daños en camionetas y la grúa del municipio, patrulleros rotos y la vidriera de un local destrozada, mientras llovían piedras entremezcladas con balas de goma, y con la participación de jóvenes, personas que volvían del Festival de Tango, inspectores municipales y policías, todos en una gran confusión.

Comentá la nota