"Hay que bajar retenciones y la economía vuelve a crecer"

José Manuel de la Sota aseguró que la Argentina puede recuperar rápidamente el crecimiento si se rebaja la retención a la soja, al maíz y se elimina al trigo. Cree que no hay riesgo de desfinanciamiento del Estado, porque los ingresos se compensan con mayor recaudación de Ganacias e IVA.
El ex gobernador dijo que el campo es hoy capaz de motorizar toda la economía. Habló de cuestiones domésticas, de su relación con Schiaretti y de las finanzas provinciales.

- ¿Cómo evalúa la crisis financiera de la provincia?

- Coincido con el gobernador Schiaretti cuando dijo que hay un grave incumplimiento del gobierno nacional con el envío de fondos a Córdoba. Ese es el punto clave. La provincia tiene certificada su deuda, incluso por técnicos de renombre que militan en la UCR, otros que son catedráticos universitarios, quienes aprobaron su monto real y la forma de contabilización. Está bien programada y no genera ningún problema de gestión. Por supuesto que mejor sería lograr la desindexación de los montos adeudados, como lo están pidiendo todos los gobiernos provinciales... Es una lucha que hay que ganar

- Pero cuando se habla de inclumplimientos, el gobierno nacional dice que Córdoba le pide ayudas...

- No es cierto. Schiaretti no pide ayudas. Exige que se cumpla lo firmado, lo que es ley.

La Provincia ha suscripto convenios de PAF (Programa de Asistencia Financiera) con el gobierno nacional, como tienen todas las provincias, y ellos no han sido cumplidos en tiempo y forma. Asimismo, al terminar mi gobierno ya teníamos un crédito de más de dos mil millones de pesos a cobrar del Anses por el convenio de financiamiento que oportunamente logramos para la Caja de Jubilaciones, y el gobierno nacional tambíen lo ha incumplido y no lo paga. Por eso el gobierno de Córdoba ha demandado a la Nación ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Nuestra situación financiera fue tan sólida que nuestro gobierno pudo pagar jubilaciones por dos mil millones de pesos sin que el gobierno nacional nos enviara ni un centavo como correspondía... Y ése fue un ahorro que recibió Schiaretti para cobrarle a la nación, y por eso los ha demandado.

- En los últimos días la plata de la Nación llegó....

- Enviaron 120 millones de pesos, según los diarios, pero entiendo que el gobierno provincial reclama mucho más...Y permitamente que le aclare, no es "plata de la Nación", es plata de Córdoba que la Nación no enviaba en tiempo.

Ojalá haya el diálogo necesario para que estas situaciones no se vuelvan a producir y el gobernador Schiaretti siga llevando adelante su plan de gobierno.

- Pero, ¿Ud. medió ante el gobierno de Cristina Kirchner para que enviaran esos fondos?

- En absoluto. No es ni mi rol ni mi criterio. No me entrometo para nada en la gestión de Schiaretti porque tengo muy claro que no me corresponde. El gobernador no necesita de ningún mediador. Por eso es que entre nosotros no hubo, no hay y no habrá diferencias ni conflictos. No vamos a dar el triste espectáculo de pelearnos después de haber trabajado juntos por Córdoba durante los últimos 10 años. Ya hay otros políticos cordobeses para el bochorno.

- ¿Va a intentar volver a la gobernación?

- Las candidaturas están lejos. Dos años en esta Argentina son una eternidad!!

El desempleo, la inflación, la retracción en el consumo y la caída de inversiones por el conflicto con el campo, han paralizado el país. Si a esto le sumamos la crisis de las provincias, la situación es muy grave. No se puede esperan a 2011 para solucionar esto. La gente no puede esperar.

- ¿Y qué se debería hacer hasta entonces?

- Que el gobierno nacional y la oposición dejen de pelear inutilmente y acuerden un plan para recuperar la economía ya.

Hay que rebajar las retenciones a la soja al 25%. Las retenciones al maíz al 10% y eliminar las retenciones al trigo para alentar su siembra. Y hay que darle a los trabajadores rurales un aumento salarial del 50%. Tambien hay que actualizar los salarios del sector privado.

Esto va a dinamizar la economía con la vuelta de las inversiones del campo. Va a crecer la industria de la construcción y las 75 industrias conexas que están vinculadas. Volverá a crecer la industria de maquinarias agrícolas, las ventas de automóviles... Bajará la desocupación y aumentará el consumo.

Hoy los sectores populares tienen mucho consumo atrasado porque el sueldo no les alcanza. Y la gente de campo tiene los cereales en sus silos sin venderlos, y no invierte por miedo a lo que pueda ocurrir.

Además, si el gobierno nacional refinancia por lo menos el 50% de la deuda de las provincias y quita la indexación por Ser, éstas podrán reabrir la negociación salarial con sus trabajadores y tendrán liquidez para aumentar sus inversiones en infraestructura, creando más trabajo para terceros. Y podrán auxiliar mejor a las municipalidades, que también están exaustas...

- ¿Y cómo hace el gobierno nacional para no desfinanciarse al rebajar las retenciones?

- La gente de campo no se lleva la plata a Suiza. La invierte acá.

Yo vivo en Río IV y hasta hace 18 meses había más de 400 edificios de propiedad horizontal en construcción. Eran inversiones del campo. Ahora sólo quedan unos 90 construyéndose. Los otros están paralizados por esta guerra insensata que se ha desatado .

Si se rebajan las retenciones, se aumentan los salarios y se refinancian a las provincias, la actividad económica volverá a crecer y el gobierno nacional recaudará mucho más por IVA, por impuestos a las ganancias, y también por retenciones a las exportaciones, porque los productores volverán a vender su producción.

Así van a recuperar los 6.000 millones de dólares que pueden dejar de recaudar por la rebaja de retenciones que yo propongo. Y el país volverá a crecer y llegaremos a 2011 en un buen clima para discutir ideas entre los candidatos, para que los ciudadanos no tengan que seguir escuchando este "campeonato de insultos y acusaciones entre los políticos", y se puedan evaluar gestiones de los candidatos, antecedentes y propuestas.

Es hora de ser adultos. El país está por cumplir 200 años. Ya no somos jóvenes.

Comentá la nota