"Bajar la imputabilidad no reducirá la inseguridad"

La media sanción del Senado de la Nación al proyecto de Ley de Reforma Penal Juvenil, por la que la edad de imputabilidad se baja de los 16 a los 14 años, generó comentarios desde distintos sectores, en épocas donde la inseguridad y el accionar delictivo de menores mantienen en vilo a la sociedad.
Con respecto a este tema, la doctora Lidia Cófano, jueza Penal de Menores de la Segunda Circunscripción Judicial, manifestó que "la inseguridad no bajará a raíz de lo que proponen los gobernantes y los legisladores", y consideró que "si bien los chicos serán juzgados por delitos en edades más tempranas, la situación no se modificará".

También recordó que el chico no irá preso, como algunos advierten, sino que la máxima pena será la de privar su libertad en un centro de rehabilitación.

Cabe señalar que actualmente los centros de rehabilitación de menores no ofrecen los tratamientos que este tipo de casos requieren. Ha quedado comprobado que los menores idean la fuga de los establecimientos de recuperación, y ya en la vía pública continúan cometiendo ilícitos, por lo que a la privación la libertad ante hechos graves por parte de menores debe sumarse la creación de organismos que logren su recuperación.

Cófano destacó de la futura norma que "si bien la Justicia mendocina se encuentra dividida, esta ley obliga a las demás provincias a descentralizar la función judicial, creando juzgados de menores, como ocurre en Mendoza".

Además, opinó que disminuyendo la edad no habrá cambios. "Si un chico de nueve años comete un delito no podemos pretender bajar la imputabilidad a esa edad".

Por otra parte reconoció que los chicos comprenden antes lo que hacen, impulsados por la televisión e Internet.

En referencia a la situación de San Rafael con los menores, Cófano informó que durante el 2009 hubo dos homicidios perpetrados por personas con menos de 18 años.

En cuanto a números de ilícitos cometidos entre menores y mayores de edad, la jueza señaló que "proporcionalmente no es tan grave la situación, pero preocupa".

Otra de las desventajas que consideró la jueza, tiene que ver con la privación de la libertad. Esa medida es la de último recurso dentro de la nueva normativa, que se aplica tras pasar por distintas fases, como el pedido de disculpas, reparación del daño o trabajo comunitario, entre otras cosas.

"No establece concretamente cuándo se puede privar de la libertad y por cuánto tiempo", manifestó y explicó que eso en términos judiciales se denomina "inseguridad jurídica", ya que pueden existir dos fallos distintos dictados por dos sectores diferentes de la Justicia.

Las causas de la

inseguridad

Lidia Cófano señaló la drogadicción como la principal causa del delito. "El problema es la droga que los descontrola y los lesiona". Indicó también que "hace falta un lugar de internación para quienes sufren problemas con sustancias", un tema del que hemos hecho referencia en ediciones anteriores.

Por otra parte, señaló el abandono de la escuela, ligado a problemas de índole familiar, como otro de los motivos por el que el menor comienza a delinquir.

Comentá la nota