Bajar la edad de imputabilidad a los 14 años "no es la solución" dijo Miers

El juez de Menores, Carlos María Miers advirtió que hay chicos que a los 9 años ya tienen antecedentes por distintos delitos. Muchos provienen de familias que les inculcan esta forma de vida. Para el magistrado habría que someter a peritaje a cada chico que delinque, sin importar su edad, juzgarlo con todas las garantías y disponer de una institucionalización adecuada.
El Congreso Nacional comenzará a debatir un Régimen Penal Juvenil que contemple una baja en la edad de imputabilidad de menores que delincan. Son varios los proyectos en discusión, pero la idea más extendida es contemplar penas de prisión para adolescentes a partir de los 14 años.

Para el juez de Menores de Formosa, Carlos María Miers "bajar la imputabilidad a los 14 años no es la solución" ya que "hay que analizar cada caso en particular, cada chico, cada realidad social y familiar del chico; no disponer de un elemento fijo como es la edad a partir del cual comprende todo o no comprende nada, me parece que no es así, es muy relativo".

Ambiente adecuado

"No estoy de acuerdo con el tema de fijar ninguna edad, a mi entender no sirve de nada bajar a los 14 si el chico empezó a delinquir antes" dijo el magistrado en Radio Uno Formosa y comentó que en el Juzgado tiene casos de chicos de 9 años que ya acumulan causas contra la propiedad, por lesiones y amenazas.

Comentó que hay casos de menores que delinquen que tienen detrás a una familia "que a lo mejor lo está inculcando, lo está criando en ese ambiente donde cometer un delito para él es algo normal" con lo cual constituye un ambiente que no es el adecuado como para que el chico vuelva a su hogar para reeducarse.

Sin límites de edad

Miers consideró que habría que "tomar el toro por las astas, sacar el piso de la imputabilidad e ir al principio de la oportunidad no de la legalidad: a cada menor que delinque someterlo a peritaje y si de ese estudio psicológico y psiquiátrico resulta que comprende la criminalidad del acto, someterlo al debido proceso con todas las garantías que importa para las personas".

"A partir de ahí, se si comprueba la existencia del hecho, si se comprueba la participación de este menor en este hecho ahí hablemos de una sanción" indicó y apuntó que, si la familia no garantiza la contención de ese menor la opción debería ser "institucionalizarlo en un lugar adecuado donde pueda cumplir con la resocialización".

El Juez de Menores destacó que la institucionalización por si misma "no sirve" sino que esto debe hacerse en establecimientos e instituciones adecuadas, especializadas, con personal y técnicos que formen parte de un equipo interdisciplinario que realmente trabaje para la resocialización y reeducación del menor.

Comentá la nota