Bajando el Tono: Das Neves acordó con los magistrados moderar el tono de las criticas

Luego de una extensa reunión que se prolongó durante dos horas, el Gobierno provincial y los representantes nacionales y provinciales de los magistrados acordaron ayer bajar el tono de las duras críticas cruzadas referidas a las responsabilidades en la lucha contra la inseguridad, y coincidieron en convocar a una comisión interpoderes para elaborar propuestas en esta materia.
El encuentro se desarrolló en el despacho del gobernador Mario Das Neves, quien estuvo acompañado por el ministro de Gobierno y Justicia, Máximo Pérez Catán. Allí concurrieron cinco representantes de los magistrados, encabezados por Abel Fleming, presidente de la Federación Argentina, y Martín Zacchino, presidente de la Asociación Provincial.

Precisamente fue Zacchino quien luego de la reunión, anunció que se acordó «la conformación de una comisión de análisis para el abordaje concreto de los problemas», que según explicó sería una comisión interpoderes para elaborar, por ejemplo, «algún tipo de reforma legislativa, la creación de nuevos cargos para el Poder Judicial o para la Policía», entre otras cuestiones que se irán detectando «una vez sentados todos en esta mesa con los datos concretos».

El fiscal de Esquel confirmó que se habló también de la denuncia presentada ante la comisión de independencia de la Justicia en la Corte Suprema, y que «el Gobernador nos ha dado su opinión personal, que me la voy a reservar». De parte de los magistrados, sostuvo Zacchino, se explicó el motivo para hacer conocer a nivel nacional esta situación, «pero me animaría a decir que luego de esta reunión hay situaciones que irán descomprimiéndose, para poder trabajar en conjunto los tres poderes del Estado».

El magistrado aclaró que «lo que hemos hablado con el Gobernador es una cuestión institucional, que tiene relación con algunas rispideces que se han suscitado a través de los medios», y en lo personal opinó que estos entredichos «no tienen ningún sentido, no construyen absolutamente nada y es hora de arremangarse y empezar a trabajar sobre los problemas de un modo que sea útil a la comunidad».

Respeto

En tanto que el presidente de la FAM, Abel Fleming, dijo que en «el marco de respeto y de diálogo esta reunión fue exitosa porque salimos con la convicción de que hay un canal de diálogo que no tiene que ver con el análisis de un caso puntual, que es lo que queremos evitar».

Y respecto a la denuncia presentada ante la Corte Suprema, dijo que «lo que corresponde es hacer una presentación ampliatoria, haciendo saber a esta comisión el desarrollo de este encuentro, qué temas fueron tratados, y de algunos compromisos». A partir de ahora, dijo Fleming, «lo que debe estar fuera de cuestión es la decisión de un juez individual sobre un caso individual, cuya corrección debe darse dentro del proceso por las vías recursivas con las herramientas que proporciona la ley y no ser materia de un diálogo mediático».

También indicó sobre la polémica por las excarcelaciones, que «compartimos una preocupación de tratar de mejorar el juzgamiento de los casos, es decir, de que lleguen más rápido y en mayor cantidad los casos a una resolución definitiva».

Pero aclaró que en la reunión, «le dijimos al Gobernador que el propósito judicial no es encarcelar sospechosos, sino encarcelar culpables. Lo que hay que mejorar son los dispositivos necesarios para que cada caso reciba en definitiva una respuesta judicial en un tiempo razonable».

Criticas

Finalmente, el ministro de Gobierno y Justicia, Máximo Pérez Catán, expresó que en la reunión se habló «de la necesidad de morigerar algunas expresiones públicas, pero fundamentalmente hemos coincidido en constituir un equipo de trabajo con el fin de contribuir y consensuar algunas medidas que pueden fortalecer la actividad judicial».

Adelantó que se va a constituir en conjunto una comisión de trabajo común, «para ir limando diferencias o para ir encontrando algunos puntos que son difíciles de resolver y que requieren tal vez alguna modificación legislativa o alguna actitud distinta por parte de los funcionarios».

El funcionario también señaló que desde el Gobierno «hemos aclarado que no hemos criticado con el objeto de denostar, sino fundamentalmente de marcar algunas circunstancias que nos parecían impropias o injustas y que repercuten negativamente en la opinión de la sociedad, y por eso las críticas, más allá de que duelan, iban destinadas a intentar mejorar o alertar sobre la necesidad de mejorar». Por último, el ministro negó que el Gobierno le haya pedido a la FAM que retire la denuncia ante la Corte Suprema, sino que simplemente «hablamos de la buena fe siempre que ha puesto el Poder Ejecutivo en apoyar las políticas de fortalecimiento del Poder Judicial, y la misma buena fe que hemos puesto cuando criticamos alguna decisión judicial. Por lo tanto, no hemos pedido que la retire».

Comentá la nota