Bajan retenciones a trigo y maíz. Más subsidios a leche

Las entidades del campo amenazan esta semana con intensificar un paro que en sus primeros tres días comenzó débil. Prometen concluirlo el miércoles con un acto que reúna miles de productores en San Pedro y un abrazo al Congreso Nacional.

El gobierno respondió dejando trascender que en las próximas horas lanzará un paquete que incluiría la baja de retenciones para trigo y maíz, granos cuya producción busca incentivar. Pero en ningún caso habrá anuncios para la soja. Las medidas que prepara el kirchnerismo también abarcan la lechería y la ganadería. En el primer caso, el precio para el litro de leche en los tambos llegaría a $ 0,98, número que alegra más a la industria que a los tamberos, quienes aspiran a cobrar $ 1,25. En materia de carnes, se subsidiaría el envío de terneros holando argentino hacia el sistema de feedlot para evitar la matanza. Además, se anunciarían cambios en la modalidad de exportación, con medidas como la licitación de la Cuota Hilton.

En pleno paro agropecuario, el gobierno dejó trascender que anunciará «en las próximas horas» un plan para el campo con medidas para agricultura, lechería y ganadería que, de todos modos, no alcanza para convencer a la dirigencia rural.

Uno de los puntos salientes de la avanzada kirchnerista es volver a la carga con incentivos para trigo y maíz, objetivo que, al menos en teoría, tenían las extintas retenciones móviles. Se prevé ahora aplicar «premios a la productividad» de estos dos cereales, lo que implicaría bajas en sus alícuotas de retenciones a un nivel entre 10% y 20%. Actualmente, el maíz paga 25% y el trigo 28% y, en principio, la ventaja se aplicaría en aquellos casos en que se incremente la producción. No habría cambios para la soja, que seguiría tributando 35% de derechos de exportación.

En torno a la ganadería, no se conocen aún medidas generales, pero se baraja la opción de subsidiar el traslado hacia feedlots de los terneros holando argentino que hoy los tambos sacrifican o regalan, ya que no pueden mantener.

Para lechería, el gobierno definió instalar un precio sostén de $ 0,98 por litro en boca de tambo. Este número incluiría $ 0,84 que pagaría la industria y el resto correría por cuenta de subsidios estatales. El precio queda lejos del $ 1,25 que piden los productores y más cerca de las intenciones de la industria. El propósito del Ejecutivo es anunciar esta medida, aunque sea en forma aislada, luego de que el miércoles concluya el paro del campo.

Se sumarían en el anuncio un paquete de subsidios orientados a cubrir daños por sequía y problemáticas de economías regionales.

El origen de este plan oficial se remonta al proyecto que en su momento amagó con presentar, al asumir, el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, cuya base es llevar la producción de granos de los actuales 95 millones de toneladas a 150 millones en 2015. El objetivo es que el avance del maíz sea superior a 100% ( actualmente se generan algo menos de 20 millones de hectáreas) y el de trigo lo haga por encima de 50% (hoy se cosechan unos 15 millones de toneladas).

Anuncios

Según se encargó de hacer trascender el gobierno, las medidas serían anunciadas en los próximos días. Se habla de «las próximas horas», aunque también se especula con que sea a partir del jueves, una vez concluido el paro del campo.

Ante la información que circula, fuentes rurales se encargaron de relativizar la efectividad de la potencial medida oficial. «Premiar el excedente en producción de trigo y maíz recuerda una idea de (el secretario de Comercio Interior, Guillermo) Moreno. Es muy difícil de cumplir, porque obligaría a compensar a los productores, con un sistema que ha demostrado que no funciona», indicó una fuente de Sociedad Rural.

Comentá la nota