Se baja el telón pero la epidemia sigue en cartel

Por Walter Brown

La expectativa que se generó, previamente, en torno a la reunión que realizó ayer del Consejo Federal de Salud que tiene como misión detener la Gripe A fue tan grande como la preocupación que provocó su falta de resultados.

Se sabe que la influenza H1N1 ha matado ya unas 60 personas. Y que los niños, embarazadas, ancianos y personas con problemas oncológicos, cardíacos y respiratorios corren mayor peligro en caso de contraerla. Se sabe también que no hay aún una vacuna que pueda aplicarse para prevenirla y que esta no se encontrará hasta fin de año en el Hemisferio Norte (esperemos que en estas tierras también). Se sabe que el medicamento necesario para atacarla solo será suministrado libremente en los hospitales para los casos graves y que el resto de la población que contraiga el virus deberá desembolsar alrededor de $ 200, en el mejor de los casos, para acceder a él, si es que hay existencia en las farmacias. Todo eso era conocido, pero de la reunión de las autoridades sanitarias nada nuevo salió. O sí, un reconocimiento del ministro de Salud, Juan Manzur: "El 90% de la gripe que circula es de tipo A". Se cierran las aulas, el Palacio de Tribunales, dependencias públicas, el Congreso, los teatros... y la pandemia sigue su paso amenazante. Aún no vio su pico, que se espera para la próxima semana. Se sabe. Pero no se actúa

Comentá la nota