La baja de tasas debería aliviar a los deudores hipotecarios

Las tasas de interés de referencia bajaron 6 puntos en lo que va del año.
Bajaron las tasas. ¿bajarán las cuotas de los créditos hipotecarios?. Es lo que se están preguntando las cerca de 170.000 familias que tomaron deuda a tasa de interés variable.

El problema de este grupo de deudores se instaló con fuerza en la última parte de 2008, cuando la incertidumbre global y la estatización de las AFJP disparó las tasas de interés en el mercado local.

Así, se conocieron casos en los que en cuestión de dos o tres meses un deudor veía cómo su cuota se duplicaba.

Lo cierto es que desde diciembre hasta hoy la principal tasa de referencia (la Badlar) bajó cerca de 6 puntos, del 17 al 11,5%, según las cifras que difunde el Banco Central. La mayoría de los créditos hipotecarios aplica sobre esa tasa (o sobre la de encuesta de plazo fijo) un "spread" de determinados puntos porcentuales. Es lo que llevó, por caso, a que en determinado mes del 2008 los intereses de los créditos fueran calculados en base a una tasa que llegó a superar el 25% anual.

Clarín supo de un deudor de un banco de capitales extranjeros que en octubre pagó una cuota de 1.938 pesos y en diciembre la cuota saltó a 2.947 pesos. La próxima cuota, bajará a 2.519 pesos.

La incertidumbre de estos deudores obligó a algunas movidas oficiales. Este diario anticipó que el Banco Central había llamado a las entidades financieras y a sus clientes en problemas a sentarse a negociar para que el crédito no se tornara impagable.

A su vez, otras entidades, como el Bapro o el Credicoop, anunciaron que congelaban las tasas de interés por un determinado lapso hasta tanto se esclareciera el panorama.

Es que las condiciones originales cambiaron radicalmente para los deudores. Así, una familia que destinaba, en las primeras cuotas, entre el 30% y el 40% de los ingresos a pagar la dueda del crédito, debió destinar ahora entre el 80% y el 90% de los ingresos.

El riesgo de morosidad es altísimo, pese a que en el Central subrayan que, a nivel "sistémico", es una parte marginal de los créditos otorgados.

El problema adicional para los deudores es que la suba de las cuotas acompañó no solo el ajuste de las tasas sino que se dio en un escenario inflacionario, lo que complicó aún más los esfuerzos para hacer frente a las deudas. Hoy el panorama es levemente aliviador. Pero dada la incertidumbre general, nada debe darse por sentado.

Comentá la nota