«La baja en el sueldo debieran tratarlo los concejales que ingresarán en diciembre, no los que ya nos vamos».

El concejal Alberto Rivas argumentó de manera impecable por qué se oponía a que les redujeran el sueldo a concejales e integrantes del Departamento Ejecutivo para aumentarles el salario a los empleados municipales. Su moción fue apoyada luego por el bloque radical y el expediente, autoría del PJ, fue rechazado por mayoría gracias al doble voto del presidente José Gabriel Erreca.

Dijo Rivas: «Para dar despacho a este expediente dividí la temática en dos partes. En primer lugar, el aspecto técnico-legal, que con este proyecto se pretende modificar una Ordenanza, ya que esto reformaría el valor de los coeficientes que estableció la Ordenanza 1.986/2008. Visto ese tema, voto en forma negativa».

Pero había más para argumentar. «El otro aspecto es más estrictamente ético, para lo cual voy a recordar que en diciembre, cuando se estaba tratando el proyecto del Presupuesto 2009 y la dicotomía aumento de tasas-aumento de sueldos, este bloque expresó que si era necesario había que suspender el aumento al Departamento Ejecutivo y a las remuneraciones de los concejales de este Cuerpo. Estaba como pensando en voz alta, y dije que no se trataba de una posición demagógica, sino que pretendía llegar a un Presupuesto que sea pagable. En ese momento ningún concejal se dio por aludido ni me dijo nada».

Rivas afirmó que «según el informe se le descuenta entre el 15 y eñ 20 por ciento a los funcionarios y un poco más del 15 a los concejales, y que con eso se llega a tener una economía en gasto en personal de 300 mil pesos. Si comparo ese dinero con lo que es el gasto real de personal en todo el año, y tomando el mes de febrero, que es de los más económicos para la Municipalidad, llego a números que paso a explicar».

Y explicó: «En febrero de este año se gastaron 2.120.000 pesos en sueldo bruto y aproximadamente 300 mil pesos en aportes patronales, es decir, aproximadamente 2 millones y medio. Si anualizo ese importe, llegamos a 32 ó 33 millones de pesos, entonces me pregunto: para los 785 empleados que tiene hoy esta administración (527 permanentes y 258 temporario), 300 mil pesos representa el 1 por ciento, quiere decir que un empleado que estaría ganando 800 pesos tendría un aumento del 1 por ciento, es decir, 8 pesos».

Y Beto fue muy claro también en otro aspecto: «Hoy estamos votando concejales que en pocos meses abandonamos las bancas, creo que este es un tema que debieran tratar y consdierar aquellos concejales que van a estar más tiempo. No quiero entrar en una polémica con el colega que ha presentado este proyecto (Oscar Ibáñez); pero creo que no es el momento ni la forma».

Y sentenció: «Si de esta economía surgiera un importe mucho más elevado, que fuera significativo para los empleados, votaría a favor».

Comentá la nota