El río baja pero las alertas se mantienen

A las 19 de ayer el río se mantenía a 2,98 metros en la zona del Puerto con tendencia bajante; y en Puerto Boca era de 2,94 con la misma tendencia. No obstante, desde Defensa Civil se siguen manteniendo las alertas y coordinando las tareas vinculadas con la mitigación, la prevención y la concientización.
Al respecto, el titular de Defensa Civil, Cristian Magne, sostuvo que "la tendencia del río indica que está en un claro proceso de bajante, aunque demasiado lento".

"Las proyecciones que se han realizado advierten que el río quedará estabilizado en 2,60-2,70 metros, lo que implica una cota alta y eso perjudicará el normal desarrollo de las playas durante lo que queda de diciembre y gran parte de enero", referenció el funcionario.

Hay que tener en cuenta, a manera de ejemplo, que Solar del Este tiene playa ideal cuando el río está por debajo de los 2,40 metros. "Esto es así y por eso decimos que la tendencia del río es lenta, demasiado para nuestros deseos", indicó Magne.

"En el Ñandubaysal la crecida del río Uruguay tapó casi el 50 por ciento de sus extensas playas, lo que da una idea de la magnitud de lo que se ha vivido", referenció el titular de Defensa Civil.

Con respecto a los evacuados, sostuvo que en los Galpones del Puerto aún quedan 35 personas. "La mayoría son del Camino de la Costa, a excepción de dos o tres familias que viven en el Barrio Munilla, pero que no están en condiciones de retornar a sus hogares", aclaró.

En ese marco, Magne sostuvo que en el Munilla están intensificando las labores de cortado de pasto y desinfección, justamente para que el retorno a los hogares sea en las mejores condiciones posibles.

La otra tarea que se desarrolló ayer fue continuar con la distribución del kit sanitario donado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en distintas zonas de la ciudad.

Reunión con los prestadores turistas

Por otra parte, el titular del área de Salud y Medio Ambiente de la Municipalidad, Martín Piaggio, confirmó a EL ARGENTINO que el lunes a las 19 se reunirá con los prestadores turísticos para avanzar en materia de prevención.

"Nos preocupa la situación del dengue. No sólo por la crecida del río que hemos padecido sino también porque vivimos una época de mucho tránsito de personas de una provincia a otra y debemos tomar los recaudos necesarios", recalcó.

La reunión del lunes se desarrollará a las 19 en el quincho del área de Turismo ubicado en la zona portuaria. "Básicamente daremos recomendaciones a los prestadores que ofrecen alojamiento. Si bien sabemos que el visitante, el turista, se pasea por toda la ciudad, la concentración en los lugares de alojamientos es casi ideal para trabajar preventivamente", recalcó.

Con respecto a por qué Gualeguaychú es la única localidad de la provincia que tiene un caso de contagio de leptospirosis más otros siete sospechosos, Piaggio sostuvo "que se debe a que la comunidad médica en su conjunto tiene una responsable actitud de vigilancia sanitaria".

"La directiva que estamos manejando es que ante cualquier clase de síndrome febril se debe notificar", corroboró a EL ARGENTINO un médico que trabaja en un centro de salud.

"Para nosotros cualquier cuadro de fiebre puede ser una señal de alarma para enfermedades como la Gripe A, la leptospirosis, el hantavirus y el dengue. Por eso notificamos de inmediato, a diferencia de otras localidades que lo tratan como una simple fiebre", reseñó la fuente consultada por EL ARGENTINO.

Esta explicación lleva al siguiente razonamiento: si las demás localidades no registran como corresponde, entonces el área de Salud de la provincia tiene una información distorsionada de la realidad y desde ese error equivocará las políticas sanitarias. La situación es grave, porque no informar como corresponde implica vulnerar los mejores esfuerzos en materia de prevención.

Comentá la nota