Baja el índice de confianza del empresariado salteño

Los especialistas aseguran que toda crisis económica tiene una cuota psicológica vinculada con las expectativas de la población.

Más allá de que el impacto real de la crisis económica y financiera internacional no se ha mostrado en la realidad, el empresariado salteño ya desconfía del futuro de la economía.

Así lo revela el índice de confianza económica que cada cuatro meses publica la Fundación Económica de Desarrollo y Capacitación Regional (FEDECAR), en base a encuestas realizadas a "referentes socioeconómicos" tales como dueños de negocios, gerentes, empresarios y profesionales independientes.

Según el informe, el clima de negocios ha empeorado en la provincia, a punto tal que bajó del 70% al 50% entre julio y noviembre de 2008, siendo la baja más importante del índice desde que la consultora empezó a medirlo.

Del total de encuestados, sólo el 30,5% aseguró que su negocio marchaba bien o muy bien, mientras que un 15,2% consideró que a su emprendimiento le estaba yendo mal o muy mal.

El 54,1%, por su parte, manifestó que su situación económica era normal.

El sector con peores perspectivas fue el de la minería, cuyo índice de confianza estuvo por debajo del 60%. En cambio, el turismo se mantuvo con una confianza del 70%.

A la actividad turística le siguieron las de comercio, construcción y los emprendimientos agropecuarios.

Inflación

Lejos de legitimar el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que es calculado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) y que está sospechado de manipulación oficial, casi el 80% de los empresarios consultados coincidieron en que el incremento de precios durante 2008 fue del 15%.

El 22% aseguró que la inflación en su actividad había sido inferior al 15%, la mitad de los encuestados consideró que había sido de entre un 15% y un 25%, y uno de cada tres encuestados entendió que había superado el 25%.

Comentá la nota