La baja de la coparticipación les impedirá concretar obras.

Los intendentes de La Cocha y de Graneros advierten sobre una reducción de los ingresos. La merma mensual es de un 10%, según Graneros. Ambas administraciones del sur no firmaron el Pacto Social con el PE.
CONCEPCION.- La crisis comenzó a impactar con severidad  en los municipios que están fuera del Pacto Social y atienden sus compromisos con los recursos que les ingresa mensualmente por coparticipación de impuestos y por Fondo para el Desarrollo deI Interior (FDI).

Frente a esta situación, los intendentes analizan distintas medidas de austeridad a fin de evitar que los egresos lleguen a superar los ingresos. Al dejar inaugurado el período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, el intendente de Graneros, Roque Graneros, se refirió con insistencia ante los ediles sobre los indicadores preocupantes que comenzaron a asomar a raíz de la crisis global. En enero y febrero, la caída de los ingresos por coparticipación y por FDI fue del 10% y, según dijo, todo indica que en los próximos meses puede alcanzar el 15%.

Según explicó, por coparticipación ingresan mensualmente $ 500.000, mientras que por FDI $ 200.000. Con esos ingresos se atiende el pago de sueldos, servicios, obras públicas y las asistencias para contención social. Pero en enero, la reducción fue de unos $ 70.000. “La situación se complica porque se trata de cifras que venimos percibiendo desde el año pasado. Hay que tener en cuenta que hubo aumentos de sueldos y de los costos de materiales y otros elementos con los que trabajamos. De modo que el costo de vida también infligió un golpe preocupante a nuestras arcas”, apuntó Graneros. “La caída de los ingresos nos lleva a monitorear a diario los ingresos para poder atender las obligaciones que surgen. Hay que tener en cuenta que lo que nosotros percibimos de recursos propios es muy escaso. El nuestro es un municipio reducido”, añadió.

No obstante, Graneros aclaró que la tarea de contención social que realiza la Municipalidad no será descuidada. “Vamos a priorizar obras de acuerdo con las necesidades más urgentes. No queremos abrir varios frentes de trabajo sin la certeza de que los vamos a concluir”, sostuvo. “Vamos a adoptar medidas de reducción de gastos sin que ello signifique cortar las asistencias de contención social que efectuamos”, aseguró.

En alerta

El intendente de La Cocha, Leopoldo Rodríguez, también se prepara para advertir a los ediles de ese municipio acerca de la crisis que comenzó a sentirse en las finanzas municipales.

El jefe municipal hablará ante los concejales el viernes, cuando concurra al acto de apertura del período de sesiones ordinarias. La Cocha, al igual que Graneros, no está incluida en el Pacto Social y en consecuencia atiende el pago de sueldos y otras obligaciones con lo que recibe mediante coparticipación y FDI.

“Todavía no tengo cifras concretas sobre los montos que dejamos de percibir por mes, pero sé que son inquietantes. Es una situación para nada fácil, contemplando que ya venimos de enfrentar los impactos producidos por la inflación y por los aumentos de sueldos”, alertó el intendente Rodríguez.

“La cuestión es que ya no sabemos en dónde vamos a ajustar más. Sucede que en nuestro caso los funcionarios no cobramos viáticos; además, de las cinco secretarías sólo tres están cubiertas y el Concejo Deliberante se maneja con extrema austeridad”, afirmó. “Vivimos un momento en el que la crisis impide prever obras importantes y nos obliga a estar alertas”, advirtió.

Comentá la nota