Baile para la ilusión.

Baile para la ilusión.
LIGA NACIONAL / PEÑAROL 88 - LIBERTAD 50: Palizón de Peñarol a Libertad para el 1-0 en esta semifinal. Fue superior en cada aspecto del partido.
"Yo todavía tengo la espina clavada", avisó Román González recordando aquel 0-3 de la semifinal en la última temporada (3-0 para el que sería el campeón). "Libertad tiene lo que queremos, el título", sumó Byron Johnson a la gran motivación de Peñarol. Y anoche se notó... El Milratyita lo quiso más, de un principio, y no lo perdonó. Fue sorpresiva paliza (88-50) por lo interesante y pareja que pintaba (y pinta) esta semi. Mañana, a las 21, se juega el 2°. "Sabemos que no existe esta diferencia entre los equipos. Hoy supimos atacar sus puntos débiles y ellos no pudieron defender el perímetro como bajo el aro. Esto nos ayuda para saber cómo hacer las cosas", analizó Román.

Sorprendió a propios y extraños esta paliza que comenzó en el 1° tiempo. Fue tan bueno lo del local como malo lo de la visita. Hubo mucha diferencia de concentración, energía, ejecución y eficacia. Y se notó en el marcador: 55-21. Peña hizo una gran defensa, que no dejó espacios y profundizó los habituales dramas ofensivos de Libertad (9-31 de cancha y siete pérdidas). Empezó matando con Román (14 puntos en la etapa), que anulaba a Batista (tres) y, del otro lado, anotaba abajo, metía triples (dos) y hasta corría... Byron Johnson hacía de todo: 10 tantos, cuatro rebotes, cuatro asistencias y tres tapas. Y se sumaban Vega (11), Jackson (tres triples) y hasta el retornado Malara... Un carnaval que Libertad nunca pudo capear, ni siquiera en los ásperos minutos que Julio Lamas encabezó... Ni siquiera el descanso y la charla del DT le hizo bien a la visita, que rápidamente vio cómo se agigantaba la diferencia y tiró la toalla. Ya no estaba en el partido, sólo se dedicó a descansar y trabajar para ganar mañana. ¿Podrá recuperarse?

Comentá la nota