Fue Bahía Negra.

Fue Bahía Negra.
Asesinaron al jefe de la barra brava de Olimpo, Daniel Guzmán. La Policía detuvo a un miembro de La 74, la banda que domina la tribuna aurinegra.
Si a cualquier persona vinculada a la Seguridad en el fútbol se le preguntaba en qué cancha nunca se iba a producir un incidente, el Roberto Carminatti, estadio de Olimpo, ganaba por varios cuerpos. Hacía cinco años que no se registraba ningún lío en él y hasta se habían ido al descenso dos veces (directo en la 07/08 y por Promoción contra Belgrano en la 05/06) aplaudiendo a sus jugadores. Pero la paz se quebró ayer a la madrugada cuando fue asesinado Daniel Guzmán, el Dany, el líder de La 74, el grupo que domina la popular aurinegra. Según fuentes de la investigación, el caso mezcla rencillas futboleras con temas privados. Para confirmarlo, la Policía informó que detuvo a Elio Bruno Ervín, otro conocido miembro de La 74, quien habría sido el autor de los cuatro disparos que resonaron en el Bajo Rondeau, el barrio que está detrás de la cancha, catalogado como "complicado" por la Policía.

La primera hipótesis había sido un encontronazo con la barra de Villa Mitre, que está considerada como la más pesada en Bahía Blanca. Pero rápido se supo que Dany había liderado una reunión esa misma noche con el resto de los violentos de Olimpo donde corrió mucho alcohol. Eso más una vieja rencilla por unas banderas que le robaron a La 74 y donde Guzmán siempre sostuvo que hubo un entregador, habría disparado el final. La Policía también investiga cuestiones no relacionadas al fútbol, porque ambos tenían prontuario por cometer delitos no vinculados a violencia en espectáculos futbolísticos.

Según pudo averiguar Olé, Dany lideraba hace años la barra Aurinegra y tenía contactos con el sindicalismo local. De hecho, sufrió tres años atrás una condena por lesiones en riña tras una pelea entre dos grupos antagónicos de la Uocra (el sindicato de los obreros de la construcción), producida en 2001. En Bahía se asegura que Guzmán iba una vez por semana a los entrenamientos del equipo y recaudaba dinero para los viajes de visitante, y dominaba su sector del Carminatti con la venia de buena parte de la dirigencia local.

¿Qué pasará ahora con la barra? Por ahora nadie se anima a dar una respuesta pero Olimpo tiene dos partidos seguidos de visitante (va contra Talleres el lunes y después contra Unión en Santa Fe) y recién a mediados de marzo jugará en casa contra Platense. Y hasta esa fecha, se sabe, mucha agua correrá debajo del puente.

Comentá la nota