En Bahía Blanca también hay una nómina apócrifa de Unión Pro.

Bahía Blanca se convirtió en uno de los distritos más difíciles para el Frente Justicialista para la Victoria. El jueves último, en la localidad donde la fórmula Néstor Kirchner – Daniel Scioli no lograría llegar al 30% de los votos, aparecieron boletas falsas de Unión-PRO.
"Se trata de papeletas que se repartieron puerta a puerta en la zona céntrica de Bahía", explicó a PERFIL el apoderado del partido a nivel local y candidato a concejal Miguel Donadío.

Las boletas apócrifas que se distribuyeron corresponden al primer cuerpo de la lista en donde figuran los candidatos a diputados nacionales, encabezados por Francisco de Narváez y Felipe Solá. "Las nóminas truchas tienen una tinta y textura diferentes. Además el logotipo del partido tiene algunas modificaciones", sostiene Donadío.

Desde Unión-PRO no quieren arriesgar desde qué sector se enviaron a imprimir estas boletas, aunque explican: "Nosotros no autorizamos a repartir papeletas a nadie. Esto tiene olor a maniobra muy burda y desesperada. En los números que tenemos, estamos muy parejos a nivel local con los candidatos del intendente, pero a nivel nacional, De Narváez gana claramente en el distrito con más del 30% de los votos", explicó el candidato a concejal.

Bahía Blanca es uno de los distritos bonaerenses en donde el electorado acostumbra a cortar boleta. De acuerdo a un sondeo de la consultora Managment & Fit, los primeros días de junio, en Bahía Blanca, el 49 por ciento de los consultados se manifestó a favor del corte de boleta. En este municipio el intendente Cristian Breitenstein resistió hasta el final el embate para ser testimonial.

Hasta el 9 de mayo a la noche, día del cierre de listas, Daniel Scioli, por expreso pedido de Néstor Kirchner, intentó convencer sin éxito al jefe comunal bahiense de encabezar la nómina de concejales en su distrito, tal como lo hicieron otros 36 intendentes bonaerenses.

Comentá la nota