Bachelet, molesta por un artículo de Fidel Castro.

Bachelet, molesta por un artículo de Fidel Castro.
Chile negó que ambos hayan hablado sobre el reclamo de Bolivia de una salida al mar.
Apenas regresó al país, luego de una gira de tres días por Cuba, la presidenta Michelle Bachelet mostró su indignación por unas opiniones del convaleciente ex mandatario cubano, Fidel Castro, en las que se explayó sobre la conveniencia de que Chile le ceda un acceso marítimo a Bolivia.

El tema, según Castro, fue tratado durante la cita privada que mantuvo el jueves pasado con Bachelet, lo cual fue desmentido por el gobierno chileno.

"He manifestado mi molestia por este artículo de Fidel, que hace reflexiones, pero que sin duda traspasa el campo de la manera de cómo nos relacionamos los países", dijo Bachelet, que comunicó su malestar al presidente cubano, Raúl Castro.

"Por las equívocas declaraciones que fueron difundidas en un artículo tras mi visita de cortesía al ex gobernante de Cuba, le he señalado que no aceptamos las injerencias de terceros ni en asuntos domésticos ni en asuntos bilaterales. Sólo Chile y Bolivia conversan sobre los temas que corresponden a ambos países", aseveró Bachelet.

La opinión de Fidel Castro, publicada en el sitio web www.cubadebate.cu y reproducida por el diario Granma, supone un fuerte mensaje de solidaridad con la causa boliviana y sus ambiciones de reivindicación marítima, que datan de la Guerra del Pacífico (1879).

"Esa oligarquía chilena hace más de cien años le arrebató a Bolivia la costa marítima que le daba amplio acceso al océano Pacífico [...]. Bolivia sufrió una extraordinaria humillación histórica en aquella contienda", escribió Fidel.

"No sólo le arrebataron la costa marítima y la salida al mar, sino que privaron a ese país, de origen auténticamente americano, sobre todo aymaras y quechuas, de territorios muy ricos en cobre", añadió.

Réplica

La reacción chilena se inició anteayer y corrió por cuenta del canciller Alejandro Foxley. Apenas enterado de los hechos, el funcionario realizó una improvisada conferencia de prensa en el Club Habana, sitio en el que se realizaba un almuerzo oficial entre Raúl Castro y Bachelet.

"No vamos a dejar que una columna de opinión de una persona que está retirada opaque lo que ha sido una buena visita", dijo Foxley, quien también manifestó sus quejas al canciller cubano, Felipe Pérez Roque. Según aseguraron fuentes de Cancillería a LA NACION, la propia Bachelet les aseguró que jamás se había hablado sobre el reclamo boliviano en la reunión con Castro.

En La Habana no hubo respuesta oficial a los dichos de Foxley. Raúl Castro incluso felicitó a Bachelet por su discurso en el Club Habana, en el cual ésta congratuló a Cuba por su entrada al Grupo de Río.

Una vez enterado del alboroto, el propio Fidel Castro escribió una nueva columna titulada "El canto de cisne de los ricos e_SDRq , en la cual denunció que "los oligarcas chilenos rasgaron vestiduras" por sus opiniones, que sólo corresponden a su "compromiso con la verdad histórica" y a una postura personal.

Desde La Paz, el presidente de Bolivia, Evo Morales, se mostró conmovido y agradeció públicamente el apoyo de Castro.

En Chile, las críticas no se hicieron esperar. "Este viaje fue un fracaso absoluto", dijo el diputado democristiano Patricio Walker. "La visita a Cuba fue negativa y perjudicial", criticó el candidato presidencial de la oposición, Sebastián Piñera.

Comentá la nota