Bachelet se mete en la campaña para apuntalar a Frei

Consciente de que su popularidad del 75% puede resultar decisiva para apuntalar al alicaído Eduardo Frei –el candidato presidencial de la Concertación que no logra remontar en los sondeos de cara al ballotage– la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, está decidida a tomar un rol activo en un campaña áspera que hasta ahora le había sido ajena
En un acto público, la mandataria afirmó ayer que su país "necesita que la política y los negocios estén claramente separados", una clara alusión al empresario Sebastián Piñera, el candidato de la derecha opositora que todas las encuestas de intención de voto dan hasta ahora como ganador. El ballotage será el próximo 17 de enero.

Bachelet hizo estas declaraciones al promulgar una reforma constitucional sobre Transparencia, Modernización del Estado y Calidad de la Política en el Palacio de La Moneda.

"Chile y su democracia necesitan que la política y los negocios estén claramente separados. Necesitamos impedir cualquier intento de aprovechar un cargo de autoridad para beneficiar los intereses propios", afirmó la presidenta durante el acto.

Sus declaraciones levantaron revuelo, no sólo porque es la primera vez que abiertamente Bachelet se mete en la campaña para criticar a Piñera, sino porque justamente en varias oportunidades el candidato opositor ha anunciado que se alejará de los negocios mediante un fideicomiso ciego, para que terceros gestionen su fortuna, pero hasta ahora nada se ha concretado, lo que le ha valido una lluvia de críticas desde el oficialismo.

Piñera, que ganó la primera vuelta con 44% de los votos frente a 29,6% de Frei, es el principal accionista de la aerolínea Lan Chile, dueño de Chilevisión y accionista del Colo-Colo. Posee una fortuna calculada hoy en unos u$s 2.000 millones.

Comentá la nota