Bachelet en Francia para comprar armamentos

En su segundo día en Francia, la presidenta chilena Michelle Bachelet se reunió con su par Nicolas Sarkozy y revisó la construcción de un satélite que el país europeo está construyendo para su aliado sudamericano. El programa del viaje oficial de la presidenta chilena incluyó ayer, después del almuerzo con Sarkozy, una visita a las instalaciones de la empresa EADS Astrium en Toulouse, en el sur de Francia. Hoy continuará en la región de la Borgoña, concretamente en Dijon, donde Bachelet será nombrada ciudadana ilustre. Después se trasladará a la localidad de Chassagne Montrachet donde tiene previsto visitar la casa que perteneció a sus ancestros y asistir a la inauguración de un parque que llevará su nombre.
Uno de los ejes de la visita de la presidenta chilena fue la cooperación en materia de defensa. En los últimos años Chile le compró a París dos submarinos Scorpione y el satélite de observación de la tierra que está siendo construido y que costará unos 72 millones de dólares. Es el primero de su tipo que la empresa francesa vende a un país de América latina. Fuentes del gobierno francés aseguraron que los dos mandatarios hablaron sobre la posible compra de un segundo satélite, así como aumentar las compras militares, especialmente las relacionadas con armamento y sistemas para la Armada.

"Este tipo de satélite nos permitirá identificar nuestras riquezas, mejorar los cultivos, localizar los recursos pesqueros y hacer previsiones anticatástrofes", explicó la mandataria chilena. Durante su mandato Bachelet sufrió varias catástrofes naturales que resultaron en decenas de muertos y millones de dólares en pérdida.

Ayer, después de almorzar juntos en el Palacio del Elíseo, los dos mandatarios ofrecieron una conferencia de prensa conjunta. "Hemos invitado al presidente Sarkozy, que ha señalado que hará todo lo posible para el próximo año ir a América latina y, por cierto, a Chile", dijo, contenta, Bachelet. Según explicó la mandataria, tuvieron una reunión de trabajo cordial, en la que discutieron todos los temas de la agenda bilateral, entre ellos la posibilidad de crear una asociación especial entre los dos países.

La llamada asociación buscaría aumentar la cooperación en defensa y en investigación y desarrollo de energías renovables, intensificar el intercambio comercial y estrechar vínculos a nivel cultural, por ejemplo, multiplicando las becas o programas de intercambio con universidades francesas.

Comentá la nota