Bachelet deberá decidir por las pensiones

El gobierno chileno evaluará el reclamo de los representantes del Alto Valle.

Funcionarios municipales, concejales y representantes de la Iglesia pidieron 6 mil pensiones para los adultos chilenos que residen en la región.

Santiago de Chile (Enviada especial) > El subsecretario de Previsión Social de Chile, Claudio Reyes Barrientos, se comprometió ayer a elevar a la presidenta de ese país, Michelle Bachelet, el reclamo por las 6 mil pensiones para adultos mayores chilenos que viven en la región del Alto Valle de Río Negro y Neuquén.

El pedido fue presentado por representantes de la oficina municipal de Migración y Desarrollo, la Pastoral de Migraciones del Obispado neuquino y concejales de Neuquén, Cipolletti y Cinco Saltos que viajaron a esta ciudad. La propuesta del funcionario para solucionar este problema fue presentarle a la mandataria chilena un proyecto de modificación de la actual Ley de Previsión Social.

Barrientos reconoció que la última reforma de esta ley -en el 2008- tuvo el "error" de incluir en los requisitos para el otorgamiento de pensiones graciables el límite territorial que excluyó a los ancianos de la región. Pero explicó que esta reforma no puede realizarse por decreto y solamente habilitar a los chilenos de Neuquén y Río Negro sino que debería incluir a todos los que viven en el exterior.

La propuesta del funcionario del área de Previsión Social de Chile tiene un camino que comenzaría con la elaboración del proyecto de modificación de la Ley N° 20.255 y su aprobación por parte de la ministra de Trabajo y Previsión Social, Claudia Serrano, quien no participó de la reunión por tener que ocuparse de "parar un reclamo salarial", comentó Barrientos. Con el proyecto en mano es la presidenta Bachelet quien debe aprobar la propuesta y elevarla al Parlamento.

"Después de tres años de gestiones y trabajo con otros funcionarios del gobierno chileno nos parecía que eran suficientes para el otorgamiento de este pedido. Pero quedó a la espera de que se concrete la propuesta que hizo el subsecretario", manifestó el director de la oficina municipal de Migración y Desarrollo, Jorge Muñoz Villagrán.

En tanto, la directora de Desarrollo Social de Vista Alegre, Mónica Gutiérrez, remarcó durante la reunión la importancia de la "celeridad en estas gestiones ya que la edad de los abuelos y su estado de indigencia no permitirá que esperen mucho más por una pensión digna".

Por su parte, la concejal de Cinco Saltos, Alejandra Rossi, fue un poco menos optimista y consideró que "los municipios deberán seguir haciéndose cargo de estas situaciones".

No obstante, desde el gobierno chileno se comprometieron a enviar una respuesta por escrito a este reclamo para encaminarse a una solución.

Obispo

Durante el encuentro, la comitiva le reclamó al subsecretario de Previsión Social chileno la falta de respuesta a la carta enviada por el Obispo de Neuquén Marcelo Melani hace tres años con el pedido de estas pensiones graciables para abuelos en estado de extrema pobreza.

La delegada Diocesana de la Pastoral de Migraciones, Ana Pimentel, le manifestó a Reyes su "tristeza por volver a Neuquén sin una solución inmediata para los abuelos y sin una respuesta para el Obispo".

"La respuesta la van a tener en breve. Mi trabajo no es como el de algunos que me precedieron", expresó Reyes.

En la intensa reunión estuvo presente también la presidenta de la Comisión de Acción Social del Concejo Deliberante de Neuquén, Viviana Gerbán, quien se encargó de recordarle a Barrientos que "todas las semanas se está muriendo un viejo chileno en la región y hay que enterrarlo como NN ya que no tiene documentos de su país de origen", por lo que reclamó premura.

La comitiva regional participó ayer del cierre de la reunión regional de América Latina y el Caribe sobre aportes y desafíos de los derechos de las personas mayores en donde se establecieron propuestas para elevar a los gobiernos en la reunión que mantendrán la semana próxima.

Comentá la nota