Los azuleños hacemos

Ha finalizado el Tercer Festival Cervantino. Durante diez días nuestra ciudad fue una Fiesta y mostró a todo el país y al mundo por qué es patrimonio cultural de la Argentina.
La distinción como Ciudad Cervantina nos impuso un desafío comunitario tal como es el de generar, entre todos, un proyecto de ciudad donde los recursos patrimoniales y culturales se constituyan en pilares estructurantes del desarrollo local, un proyecto de ciudad en el que se dio la oportunidad para la revitalización de nuestro acervo, un proyecto de ciudad para posicionarnos como una singular oferta cultural y turística en el contexto de la República Argentina.

Gracias a una fuerte determinación, no sólo política sino también ciudadana, Azul se ha transformado de esta manera en una urbe con enorme trascendencia para la Argentina

Ayer, hace pocos años, cuando se pensaba en nuestro distrito como generador de oportunidades culturales algunas voces trataban a estas cuestiones despectivamente como "culturosas", no pudiendo prever la significación de la lengua y, en especial, la literatura como disparador de debates y trabajo que abrrán, sin duda, enormes posibilidades comunitarias.

Hoy, después de mucho trabajo puesto en sortear vallas de todo tipo, muchos de nuestros esfuerzos están enfocados en consolidar este proyecto y así contribuir al fortalecimiento de la cultura, la educación y el turismo como algunos de los ejes del desarrollo sustentable del partido de Azul.

Uno de los ejes es el de transformar esta distinción en generadora de emprendimientos y proyectos –culturales, artísticos, educativos, turísticos y empresariales- que, sin duda, benefician a las instituciones y los habitantes del Partido.

Azul es la primera ciudad que accede a un status único en América del Sur, que la singulariza y que potencia sus posibilidades de desarrollo, convirtiéndose en un ejemplo de cómo la cultura puede ser una herramienta estratégica al servicio del desarrollo inclusivo.

Este movimiento de participación ciudadana, de concordancia entre lo público y lo privado, no ha sido una golondrina de un solo verano.

El gobierno nacional ha elegido a Azul como una de las cinco ciudades de la Provincia de Buenos Aires que serán sede de los festejos del Bicentenario de la Revolución de mayo durante 2010. No es poco.

Y es precisamente el reconocimiento a nivel país del valor cultural y patrimonial de nuestra ciudad.

La elección de nuestro medio para los festejos del Bicentenario es el resultado del trabajo mancomunado que vienen realizando todas las instituciones públicas y privadas de nuestra ciudad.

Es la distinción que estamos orgullosos de haber conseguido merced a la Diversidad Cultural que poseemos y que muchas veces algunas voces sin fundamento crítico se esfuerzan en negar.

Comentá la nota