El PJ de Azul apoya las medidas del Gobierno

El Partido Justicialista de Azul apoya las medidas que el Gobierno nacional tomó recientemente, a la vez que repudia el nuevo lock out de los sectores empresarios del campo.
Para sortear con éxito la crisis internacional que también tocará a nuestro país, el Ejecutivo Nacional decidió adelantar las elecciones legislativas para el 28 de junio, lo que fue aprobado en Diputados. El proyecto consiguió 136 votos, siete más de los necesarios, echando por tierra los augurios de quienes imaginaban otra 125.

Por otro lado, la Mesa de Enlace agropecuaria convocó a un paro de siete días -el décimo en el poco más de un año que lleva Cristina Fernández en la Casa Rosada tras ganar las elecciones por amplio margen-, sin un motivo claro que no sea el enojo porque el oficialismo no dio quórum en la sesión especial para discutir la baja de las retenciones y el anuncio de la Presidenta de coparticipar el 30 por ciento de los derechos de exportación de la soja. Son más de 1.700 millones de dólares, que irán a las provincias y los municipios para financiar, entre otras cosas, la obra pública.

El paro agropecuario se da pese a que el Gobierno y las entidades ruralistas mantienen abierta una instancia de diálogo en la que ya hubo acuerdo en algunos puntos, trigo, carnes, leche y economías regionales; con una nueva reunión pautada para el martes 31.

Pero el reclamo de la mesa de enlace es otro: las retenciones a la soja. Este sector pretende la eliminación de las retenciones, con lo cual acarrearía un déficit en las reservas del Estado Nacional, y un desfinanciamiento a la obra pública, la salud, la educación, en fin atentaría contra la distribución del ingreso.

El titular de la CRA, Mario Llambías, que iría en las listas de la Coalición Cívica, si bien negó que detrás del lockout hubiera intenciones de influir en la campaña política, es evidente que sí quiere influir. El vicepresidente de la Federación Agraria, Ulises Forte, entre otras inexactitudes, dijo que uno de los temas pendientes es el de la lechería. Pero ese punto ya fue acordado. Esto no hace más que pretender engañar a la gente.

La Alianza Agromediática y la Oposición impulsan la Restauración Conservadora que aspira a transformar al país en una gran Empresa Agroexportadora para unos pocos, muy pocos. De eso se trata la inmensa campaña mediática que el año pasado logró instalar en amplios sectores de la sociedad la idea del "campo", la idea de que nuestra riqueza proviene de ese mundo bucólico de pastores y agricultores que se asemejan a una gran familia Ingalls.

Por otro lado, la presidenta presentó en sociedad el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que saldará una vieja deuda de la democracia. La iniciativa se propone reemplazar la Ley de Radiodifusión sancionada en marzo de 1980 por la dictadura militar, que considera a la comunicación como un mero hecho comercial. Cristina le pidió a los argentinos que "aprendan a pensar por si mismos y no como le marcan desde una radio o un canal de televisión", en alusión a los monopolios de la comunicación.

El proyecto será debatido en foros pluralistas de todo el país durante sesenta días, antes de ser enviado al Congreso, con empresarios, sindicalistas, universidades, la iglesia y diferentes sectores sociales. Y contiene los 21 puntos para una radiodifusión democrática, acordados por cientos de organizaciones sociales, sindicales y culturales hace años atrás.

"No es el proyecto del Gobierno, ni de un partido, sino una propuesta para todos los argentinos", afirmó la presidenta, durante un acto público en el Teatro Argentino de La Plata.

En otro orden, con la activa participación de la diputada nacional Gloria Bidegain, presidenta del PJ de Azul, se aprobó en el Congreso la Ley de Protección Integral a las Mujeres de Cualquier Tipo de Violencia. El proyecto habilita mecanismos de ayuda legal, económica y de vivienda a mujeres víctimas de violencia.

Contempla no sólo la violencia física, sino también psicológica, sexual, económica, patrimonial y simbólica y en las modalidades doméstica, institucional, laboral, contra la libertad reproductiva, obstétrica y mediática.

Todo lo expuesto deja a las claras que hay dos modelos en pugna: el del gobierno nacional y popular, con inclusión social y desarrollo industrial; y el otro que responde a intereses minoritarios, que históricamente obstaculizaron la concreción de una patria justa, libre y soberana.

Comentá la nota