Azcurra: "algunos dirigentes gremiales hacen paro mientras no hay elección"

El ex secretario general de la CGT Regional Jujuy sostuvo que hay muchos "intereses y negocios" que conspiran contra la unidad verdadera en la central obrera.
Consultado por El Libertario, el dirigente de los obreros del tabaco Daniel Azcurra interpretó que el adelantamiento de las elecciones parlamentarias encontró a la CGT Jujuy con su proceso de unidad todavía muy débil: "el adelantamiento de los comicios hizo que aparecieran fricciones cuando todavía no se había consolidado el movimiento obrero en la provincia y había solo intenciones de unidad, la que no se consiguió porque había que luchar con posiciones y hasta estrategias personales muy marcadas", recordó para indicar que antes del 28 de junio ya habían sido fuertes los movimientos para que la central salga a apoyar públicamente a los candidatos del Gobierno provincial.

Cuestionado por sumarse al Frente Primero Jujuy, aclaró que "a través de agrupaciones políticas de los gremios y no utilizando la CGT, he participado en una propuesta política, como también lo hicieron con el oficialismo otros compañeros" y señaló que renunció a la central obrera por ética, tras la derrota que sufrió su partido. "El soberano se manifestó y soy respetuoso de la voluntad popular; renuncié cuando quise y no cuando otros lo querían, porque lo que se buscaba era la destitución antes del 28 de junio para que la central obrera apoye al Gobierno", reseñó.

Sobre la discusión interna que vive la CGT Jujuy respecto al oficialismo, confió que "mis diferencias son sustanciales; no puedo apoyar un gobierno de la Provincia cuya acción política para nada contempla las necesidades del pueblo de Jujuy y rechazo las actitudes de algunos dirigentes gremiales que mientras no hay elección hacen paro, cortan rutas y puentes, se autoflagelan encadenándose a la puerta de la Casa de Gobierno, coartan libertades a los jujeños y a quienes nos visitan, y dejan a los niños y jóvenes sin clases para después arreglar por poco o nada".

"Yo no cuestiono el derecho a la protesta pero sí tengo un crítico cuestionamiento a la metodología", agregó.

Tras aclarar que renunció al cargo de secretario general pero no a la participación de su sindicato en la vida de la CGT, Azcurra expresó su disconformidad con posturas serviles y advirtió que "nos entregan a los funcionarios de la Provincia que son los que no están haciendo daño".

Volviendo a la central obrera, dijo que "yo creo que se debe unir pero estaba solamente la intención; nunca se consolidó la unidad porque hay muchos intereses y muchos negocios de por medio, para nada el interés del trabajador".

Comentá la nota