La ayuda municipal no alcanza ante la demanda de arreglos en escuelas

Directivos de algunas instituciones vienen reclamando desde hace años soluciones y mejoras en la infraestructura. Filtraciones en los techos y mal estado de los sanitarios son los daños más comunes
Posadas. Filtraciones, goteras, problemas en la instalación eléctrica y sanitarios rotos lideran la lista de reclamos de escuelas públicas de la ciudad a pocos días del inicio de clases, según detalló el concejal Miguel Pintos presidente de la Comisión de Cultura, Educación y Deportes en conversación con El Territorio.

Para este año, el municipio destinará 3 mil pesos a cada institución en concepto de refacciones, 500 son fondos del municipio y 2.500 son aportes del Gobierno provincial. El subsidio total suma 2.000 pesos más que los otorgados en 2.008, un reconocimiento de la delicada situación de infraestructura que atraviesan algunas instituciones. El año pasado 212 edificios recibieron el beneficio.

“El año pasado, los informes de los directivos superaban el presupuesto destinado varias veces, algunas escuelas requerían cifras superiores a los diez mil pesos”, dijo Pintos. Aunque recién en marzo comenzarán las reuniones con los directores y se conocerán las necesidades de cada establecimiento, el concejal detalló que las “filtraciones y las malas condiciones de sanitarios y de la instalación eléctrica son los problemas más frecuentes” y seguirán presentándose este año, “más que seguro”.

Los pedidos

Ivonne Lenz, directora de la Escuela 504, ubicada sobre Bustamante casi Francisco de Haro, comentó que las necesidades de la escuela pasan, hoy por hoy, por las goteras y el mal estado de los techos. “Somos una comunidad trabajadora, padres y docentes ayudan en el cuidado de la escuela pero hay arreglos que no se pueden costear ni con rifas ni con la cooperadora, necesitamos de la colaboración del Estado”, argumentó.

En este sentido refirió que la escuela no dispone de un espacio techado para las actividades recreativas o la realización de la educación física, “hasta ahora los chicos vienen practicando en las galerías cuando llueve o hace frío, pero las goteras hacen que se acumule el agua en los pisos lo que los vuelve resbalosos y peligrosos”.

En cuanto al destino que dará al subsidio, dijo que propondrá comenzar por el arreglo de los techos, “es una buena intención pero seguramente no pondrá fin a los problemas.

Las construcciones más antiguas son las que precisan más trabajos de mantenimiento y refuncionalización de sus instalaciones, por ejemplo la escuela 76 en Villa Urquiza cumple 92 años en un predio en alquiler y sus directivos piden un edificio nuevo. Sobre la ruta, la escuela 48, también demanda mejoras. Su vice directora, Gladis Quintana, destacó que el armazón que porta la media sombra que protege parte del patio fue producto del trabajo de toda la comunidad educativa que juntó fondos para costearlo, “la principal necesidad de la escuela pasa por la construcción de más aulas y la ampliación de otras que quedaron muy chicas”, dijo.

María Luisa Solís, directora de la escuela 356 consideró que a partir de la obtención del fondo, se encararán mejoras en los sanitarios y en la instalación eléctrica. “Ya desde la semana pasada se viene pintando y poniendo en condiciones la escuela pero como es una construcción antigua necesita mucho mantenimiento, más en la parte de los baños”. A la institución asisten en tres turnos más de 2000 alumnos.

Por su parte, Victoria Apounte, directora de la escuela de adultos 46 precisó que el edificio precisa del cableado eléctrico para un salón construido recientemente. La docente confió en que pronto, la escuela del barrio Las Dolores cuente con una construcción nueva. En la escuela 674 y 813 se realizaron refacciones durante el mes de enero, “estos edificios precisaban un tiempo de obra de meses, fue por eso que se trabajó durante el verano”, dijo en Pintos.

La pasada semana y a lo largo de la siguiente se harán tareas de desmalezamiento, limpieza y fumigación en las escuelas.

En Montecarlo, padres de la 434 endurecen reclamos

MONTECARLO. Los padres autoconvocados de la escuela Nº 434 de la colonia 4 Bocas, se reunirán el lunes en la rotonda de acceso a Montecarlo para reclamar por la construcción del nuevo edifico escolar.

Esta semana se habían sumado a dos cortes de rutas junto a los tareferos, mientras que para el lunes ya se habla de un nuevo corte, pasadas las 17,30 donde asistirán con sus niños con guardapolvos.

Por otra parte aseguraron que no dejarán que inicien las clases en esa institución escolar de la colonia si no le aseguran una escuela en condiciones dignas.

“El lunes nos vamos a juntar nuevamente en la rotonda y tenemos previsto hacer una carpa allí hasta que haya una respuesta”, dijo Victoriano Domínguez, quien tiene un hijo en la institución.

Cabe recordar que la protesta de los padres de 4 Bocas fue más fuerte el año pasado cuando tomaron la escuela en varias oportunidades. Luego de ello, recibieron promesas del Gobierno provincial de que se iniciarían las obras, primero en las vacaciones de julio y luego durante las vacaciones de verano pero hasta la fecha no hubo avances.

Los padres cansados esperar, aseguraron que hasta tienen la intención de quemar el edificio, “si esa es la manera en que vamos a conseguir que cumplan sus palabras”, dijeron. Hasta el momento no hubo propuesta oficial.

Comentá la nota