Ayuda que es indispensable

Esta provincia junto a la de Buenos Aires, concentran casi el 60% de este programa nacional que ayuda a pagar una parte de los sueldos de empleados de empresas en crisis. Hay más de 21 mil beneficiarios en todo el territorio provincial.
Un aporte sustancial al sostenimiento del empleo ha sido la vigencia de los Programas de Recuperación Productiva (REPRO). Los mismos han servido de auxilio a empresas en situación de crisis aportando una suma fija mensual no remunerativa de hasta 600 pesos destinada a completar el sueldo de la categoría laboral de los trabajadores mediante el pago directo por Anses. El programa fue creado a principios del 2002 en el marco de la Emergencia Ocupacional Nacional para sostener y promocionar el empleo genuino, apoyando la recuperación de sectores privados y áreas geográficas en crisis. Buenos Aires y Santa Fe reciben más de 100 millones de pesos en conjunto por ese concepto, y el beneficio abarca a unos 45 mil trabajadores de ambos territorios.

Para acceder a este beneficio las empresas deben demostrar que se encuentran en una situación de crisis, estipulando las acciones que piensan desarrollar para su recuperación y comprometerse a mantener su dotación de personal. Respecto a la distribución de los subsidios a nivel provincial, los últimos datos de la cartera laboral volvieron a reflejar que las mayores dificultades de empleo se concentran en Buenos Aires y Santa Fe, que reciben cerca las cifras mencionadas más arriba. Pero otra parte importante de los subsidios asiste a empresas de las provincias de Córdoba ($ 9,9 millones), San Juan ($ 9,5 millones) y Chubut ($ 8,7 millones) con 12.000 trabajadores ingresados al Repro.

Un Informe realizado por Germán Martínez, Director Ejecutivo de la FUNIF Rosario sobre datos brindados por el Ministerio de Trabajo de la Nación; muestra que cerca de 123.440 trabajadores han sido incorporados este año a este Programa. La provincia de Santa Fe es la segunda con mayor cantidad de Repro: Unos 21.216 trabajadores santafesinos pertenecientes a 288 empresas recibieron el beneficio. Esto significa la transferencia a Santa Fe de más de 77 millones de pesos en lo que va del año 2009 y fueron directamente al bolsillo de los trabajadores y destinados casi plenamente al consumo.

Además el trabajo técnico muestra que 2.317 empresas que fueron contenidas en los Repro en toda la Argentina. El 76,6% de las mismas (1774 empresas) son pymes de menos de 50 empleados. Y ampliando el concepto, el 96,3 % de las empresas que obtuvieron Repro cuentan con menos de 300 trabajadores. "Sólo el 3,7 % de las empresas que participaron del programa tienen más de 300 empleados", dicen orgullosos en el Ministerio de Trabajo. Y tienen razón para estarlo porque de no existir este Programa habría, seguramente, al menos 2.300 empresas menos (mayoritariamente pymes) y 123.000 desocupados más.

Algunos días atrás expuso en el Congreso de la Nación el Secretario de Programación Económica de la Nación Roberto Feletti. En el marco de la discusión del Presupuesto Nacional para el año 2010, quién secunda a Amado Boudou en el Palacio de Hacienda hizo la siguiente reflexión: "La mayoría de los empresarios durante la década del 90 estaban acostumbrados a anticipar el ciclo", dijo Feletti. ¿Qué significaba esto? Que para los empresarios "la mano de obra era un insumo variable; ese era el concepto de la flexibilización laboral. Venía un ciclo negativo de la economía y despedían". Y agregó "en este ciclo, a diferencia de los 90, hubo una doble combinación de sustentabilidad en el proceso de crisis, expansión fiscal, sustentabilidad externa y regulación l mercado de trabajo, impidiendo la lógica empresarial y anticipando el ciclo negativo, porque antes despedían anticipadamente".

El funcionario de Economía resaltó la actividad del Ministerio de Trabajo de la Nación en el marco de la crisis. Su función "fue impedir esa lógica con el programa Repro y con acuerdos". Vale la pena entonces hacer un análisis de dos instrumentos a través de los cuáles el Estado Nacional trató de amortiguar los efectos de la crisis en el empleo: las paritarias y los Programas de Recuperación Productiva.

A su vez en la tercera Conferencia Industrial de Santa Fe que se llevó adelante el jueves último en la ciudad de Rafaela, la perspectiva de la acitividad económica de nuestra provincia estuvo en el tapete y allí se notó un cambio de clima en las perspectivas económicas y eso se reflejó en una reflexión del dirigente de la Unión industrial Argentina José Ignacio De Mendiguren: "Es verdad que la economía argentina se está recuperando, yo soy presidente del Observatorio Pyme y allí relevamos a 500 empresas pymes del interior del país en forma permanente yel 72% de las mismas opinan que lo peor ya pasó, esa es la sensación que tiene los empresarios argentinos".

Comentá la nota